Mujeres del Bicentenario: Señora Gaby Villanueva Carranza

Artículo

7 de julio de 2021

 "Pienso que el MRE merece avanzar hacia la modernización de la gestión y que (el Sistema de Gestión del Servicio Exterior) será crucial en ese camino”
 
Gaby Villanueva Carranza

Gaby Villanueva Carranza es contadora pública e ingresó a la Cancillería por concurso público en 1985. Desde sus inicios su visión ha sido desempeñarse de la mejor manera, aprender de quienes saben más, capacitarse constantemente, transmitir su experiencia y sus conocimientos a otras personas y generar avances, mejoras e innovaciones en el área en la que se encuentre.

Su trayectoria profesional ha ido acompañada de aprendizaje continuo, siguiendo cursos de informática, idiomas (inglés, francés e italiano), control gubernamental, gestión pública, modernización del Estado, auditoría gubernamental y sistema de gestión de calidad ISO 9001. Cuenta con especializaciones en Gestión Gubernamental y Políticas Públicas, así como en Control y Auditoría Gubernamental; diplomados en gestión y finanzas públicas y control gubernamental; y, una Maestría en Gerencia Pública. Ha seguido cursos en la ENAP (Brasil), Instituto de Cuentas y Finanzas en la India, Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), Miami Dade College y Universidad Sergio Arboleda (España).

Gaby Villanueva Carranza

Su carrera laboral en el Ministerio de Relaciones Exteriores comenzó como asistente y ocho años después fue nombrada como directora de Presupuesto. “Tenía que asistir a reuniones de alto nivel, acompañar al Canciller al Congreso e ir a sustentar el Presupuesto al MEF. Muchas veces no me tomaban importancia porque era mujer y muy joven. Pero yo sabía lo que tenía que hacer y decir, conocía mis temas y seguía adelante con mi trabajo”, enfatiza.

Metas y logros
En la Dirección de Presupuesto impulsó la adopción de sistemas informáticos para reemplazar a los antiguos e inmensos planillones; en el Departamento de Finanzas formó parte del equipo de implementación del plan piloto del Sistema Integrado de Administración Financiera (SIAF) en el Ministerio de Relaciones Exteriores, el mismo que usa el sector público hasta hoy. Como Contadora General se comprometió con la implementación del sistema internacional SAP para la mejora de los procesos; asimismo, en la Oficina de Finanzas desarrolló las Fichas por Misión que permiten tener la información más importante de la ejecución presupuestal en una hoja.

Continuando sus logros, en la Unidad de Rendición de Cuentas buscó la estandarización de procesos y criterios, así como el desarrollo de una web interna de documentación compartida, además de formar parte del equipo de implementación y supervisión del actual Sistema de Gestión del Servicio Exterior (SGSE), en vigencia desde 2021. Su próximo proyecto es lograr la certificación de calidad ISO para los procesos de la Unidad de Revisión de Cuentas de nuestra Cancillería.

Por otra parte, ha estado a cargo del presupuesto y el apoyo administrativo de seis Cumbres Presidenciales y tres Transmisiones de Mando, lo que requiere mucha atención al detalle y el cumplimiento escrupuloso del principio de legalidad. “Estar en contacto con los equipos organizadores me permitió conocer la importancia de estos eventos en la política exterior peruana”, comenta. Apoyó en la parte administrativa a la Comisión Demarcadora de Hitos de Frontera durante casi siete meses, “lo que me permitió aprender más sobre planificación de actividades fuera del Perú y sobre los temas de frontera. Todos estos trabajos los realizaba en paralelo a mis responsabilidades funcionales”, precisa.

Gaby Villanueva Carranza

Retos profesionales
Una experiencia de mucho aprendizaje y un gran reto profesional fue la instalación y la gestión del pabellón peruano en la Expo Lisboa de 1998. Trabajó cerca de un año en la parte administrativa del proyecto, en contacto con los creativos, plasmando sus ideas en números y gestionando la parte logística, que incluyó, por ejemplo, los trámites y permisos para trasladar a Portugal la réplica de la muestra del Señor de Sipán y otras obras de arte peruano. “El pabellón del Perú fue uno de los diez mejores de dicha exposición internacional. El desmontaje final fue también todo un desafío, un trabajo hasta altas horas de la madrugada para asegurarse de que todo estuviera bien embalado. La rendición de cuentas, por supuesto, no tuvo observaciones”, señala.

Una oportunidad inesperada se le presentó cuando le propusieron dictar un curso sobre rendición de cuentas en la Academia Diplomática del Perú. “Fue la primera vez que una servidora administrativa era seleccionada para enseñar a funcionarios diplomáticos. Fue un gran honor. Mi curso tuvo mucho éxito y se hicieron varias versiones, extendiéndose también al personal administrativo”, indica. Ello le permitió transmitir conocimientos y experiencias, ayudando a que los funcionarios tengan un buen desempeño y a que el Ministerio funcione de manera más eficiente.

En su testimonio destaca que otra fuente de aprendizaje que no debemos desaprovechar es la experiencia de trabajo en contacto con otros profesionales y otras áreas. “Por ejemplo, como jefa de Asignaciones al Exterior y Contrataciones (ASE), conté con un staff multidisciplinario, que incluía abogados expertos en legislación laboral de diferentes países, quienes me brindaron un nuevo ángulo para abordar los temas, lo me sirvió mucho para mi labor en otras áreas y otros proyectos”, precisa.

Gaby Villanueva Carranza

Su experiencia en la Embajada del Perú en Estados Unidos le dio la oportunidad de revisar in situ el proyecto del Sistema Integrado de Rendición de Cuentas y ver, desde el punto de vista de una operadora del sistema, qué faltaba y dónde se podía mejorar. “Gracias a este aprendizaje pude proponer mejoras al proyecto y colaborar en el desarrollo del actual Sistema de Gestión del Servicio Exterior (SGSE), gracias al apoyo de mi jefe, señor José Corbera, un gran profesional y gestor público, que lideró la iniciativa, y al equipo de trabajo con el que compartimos funciones durante estos últimos dos años: Sra. Gisella Alvarado, Sra. Giselle Zambrano e Ingeniero Víctor Neyra”, afirma, precisando que a partir del 1 de 4 enero de 2021 se inició la implementación del sistema en las 137 Misiones del Perú en el exterior.

Tras 37 años de servicio al Estado, considera que el Sistema de Gestión del Servicio Exterior (SGSE) es el mayor logro al que he contribuido en su trayectoria profesional. Siempre quiso mejorar el proceso de rendición de cuentas de las Misiones del Perú en el exterior para que fuera más transparente y eficiente. Gracias al compromiso de sus jefes y su equipo, tras quince años de intentos, avances, retrocesos y ajustes, este sistema se ha hecho realidad. “Pienso que el MRE se merece avanzar hacia la modernización de la gestión y que esta herramienta será crucial en ese camino”, señala.

Reconocimientos por trayectoria
Se siente muy agradecida con sus jefes, quienes le otorgaron su respaldo y confiaron en su trabajo. En 2012 tuvo el gran honor de recibir la condecoración de la Orden “José Gregorio Paz Soldán”, en el grado de gran oficial. “Fue muy significativo para mí y mi familia. Me sentí muy honrada y con mucha responsabilidad de seguir aportando al desarrollo de la institución. Esta condecoración me valió un reconocimiento de mi alma mater la Universidad de Lima, siendo considerada en la lista de profesionales de trayectoria destacada, lo cual también es un gran honor para mí”, declara la servidora pública.

Gaby Villanueva Carranza

Asimismo, aconseja a las mujeres del MRE a estar preparadas para asumir nuevos retos en su carrera. “Para ello tenemos que capacitarnos, mejorar nuestras habilidades y expandir nuestros conocimientos para volcarlos a nuestra institución, con lealtad y vocación de servicio. Siempre trabajar con una visión de futuro, con afán de mejora, sin miedo al cambio y recuperando lo bueno que hicieron quienes nos precedieron. Cada decisión y cada proyecto deben llevar un análisis de riesgos y, si los beneficios para el Estado son mayores que los costos, hay que actuar, seguras de estar haciendo lo correcto. Es importante compartir lo que sabemos no solo para ayudar a los demás sino también para que los proyectos puedan continuar sin nosotras, sabiendo inspirar a nuestro equipo y teniendo fe en nuestras capacidades”, finaliza.