Se firma Pacto por la Salud a fin de disminuir casos de TBC en la región

Nota de Prensa

21 de marzo de 2018 - 11:24 a. m.

Trascendental hecho para articular acciones entre municipios y el Gobierno Regional se realizó en la Plazuela El Recreo

Un hecho de enorme trascendencia se realizó ayer en la Plazuela El Recreo para hacerle frente al flagelo de la Tuberculosis, que se ha convertido en un problema mundial de Salud Pública: el Gobierno Regional La Libertad, la Gerencia de Salud, los alcaldes provinciales y distritales, al igual que los representantes de diferentes instituciones de la región firmaron un Pacto por la salud a fin de disminuir los altos índices de Tbc en el departamento.

Todo ello como parte de las actividades programadas por la Gerencia Regional de Salud por el Día Mundial de la TBC, que se conmemora todos los 24 de marzo de cada año, para lo cual se llevan a cabo acciones de prevención y sensibilización durante toda la semana previa.

Las actividades preventivas programadas por la “Semana de Prevención de la Tuberculosis” se trasladan en esta oportunidad a diferentes universidades de la región, con la finalidad de afianzar las acciones conjuntas para enfrentar a este mal, a través de un enfoque multisectorial e intergubernamental.

Para tal efecto, la Gerencia Regional de Salud La Libertad viene organizando una serie de actividades entre las que encuentra precisamente el compromiso que deben asumir las diferentes municipalidades en favor de la salud de su propia población, por lo cual se ha firmado un Pacto por la Salud, teniendo en cuenta el alto índice de casos de tuberculosis en nuestra región La Libertad.

En ese sentido el gerente regional de Salud La Libertad, doctor Eduardo Omar Araujo Sánchez saludo la presencia de los municipios en esta verdadera cruzada para disminuir los casos de TBC en La Libertad, articulándose las acciones para el trabajo de prevención y educación.

En ese orden también se llevan a cabo trabajos de sensibilización en las diferentes universidades de la región para controlar la tuberculosis, siendo importante involucrar a los demás sectores, gobiernos locales y sociedad civil, incorporando criterios más amplios sobre los determinantes sociales de la salud y la identificación de los problemas que inciden en la persistencia de fuentes de infección en la comunidad.

En los establecimientos de la Geresa se realizan diagnósticos con pruebas rápidas y soporte social a la persona afectada por TB así como también se le brinda un tratamiento, acorde a lo establecido por la Ley 30287, Ley de Prevención y Control de Tuberculosis y su Reglamento, y en concordancia con los compromisos asumidos ahora en el Pacto por la Salud.

Cualquiera puede contraer tuberculosis, pero la enfermedad afecta principalmente a las comunidades y grupos pobres y marginados, y a otras poblaciones vulnerables, como migrantes, refugiados, minorías étnicas, mineros y otras categorías de la población; así como poblaciones que viven y trabajan en entornos de alto riesgo, o personas mayores, mujeres y niños marginados, en muchos contextos, etc.

Factores como la desnutrición, la vivienda precaria y el saneamiento, exacerbados por otros factores de riesgo como el tabaquismo, el consumo de alcohol y la diabetes, tienen implicaciones para la vulnerabilidad a la tuberculosis.