Gerente apoya solicitud de 16 años por fiscalía a conductor ebrio que mató a pareja de esposos

Nota de Prensa

31 de enero de 2018 - 9:28 a. m.

A una semana de accidente hijos siguen en clínica sin saber la muerte de sus padres

El gerente regional de Transportes y Comunicaciones de La Libertad, Mg. Ever Cadenillas, da todo su respaldo a fiscal, que tiene a cargo el caso del último accidente en la vía de evitamiento, donde perdieron la vida una pareja de esposos y la madre de uno de ellos, dejando heridos a sus hijos.

“No comparto la sanción penal a un conductor, en base al artículo 274 del Código Penal, que solo se limita a tipificar de 4 a 8 años de prisión e inhabilitación por estado de ebriedad. Un accidente por esta culpa, acarrea varios delitos, y todos deben ser considerados”, dijo incomodo, Cadenillas.

Agregó, que por un accidente de tránsito, la niñez queda huérfana, indefensa y traumatizada, “cómo decirles que nunca más recibirán un abrazo, un beso, una muestra de cariño de sus padres; y que comprendan que la vida de sus seres queridos fueron arrebatadas por un infeliz borracho”, expresó.

“El impacto brutal en la vida de estos niños conmueve a todos, más a los amigos y familiares, que no sabemos cómo decirles que sus padres no están heridos en otro hospital, sino en el cielo. Podremos ayudarlos a cicatrizar sus heridas, pero la brecha de su corazón será muy difícil”, refirió, conmovido.
 
Argumentó, estar de acuerdo con la fiscal, y como autoridad del sector Transportes, exigió que al conductor borracho José Valerio Ulloa, le impongan 16 años de condena, lo cual, dijo, hasta resulta una pena benigna, a cambio de tres valiosas vidas.

“Apoyo a la fiscal, que a diferencia de otros fiscales, ha considerado esta figura del concurso ideal de delitos. En esta acción hay varios delitos, como homicidio culposo, lesiones culposas y daños, sumándose las penas, por eso debe recibir los 16 años de pena privativa de la libertad”, refirió.

Narró que anteayer, los niños con tan solo 5 y 7 años, a pesar de sus heridas, pedían ver a sus progenitores, lloraban por la ausencia de ellos, y querían escuchar su voz aunque sea por el celular. “Un escena muy dolorosa, que nos estruja el alma y nos llena de impotencia”, asintió.

Finalmente, Cadenillas dijo que estará atento al desenlace de este caso. Asimismo, invocó a los conductores a reflexionar y asumir una nueva conducta en seguridad vial, cambiar de actitud y ser humanos de acción, con respeto a la vida, al prójimo y a los reglamentos de tránsito.