Adiós a la comida chatarra en quioscos escolares

Nota de Prensa

8 de marzo de 2019 - 8:25 a. m.

 

 

A partir de este lunes 11, en que se da inicio al año lectivo en todas las instituciones educativas públicas de la región La Libertad, los quioscos escolares serán supervisados sancionando el incumplimiento de la prohibición de venta de comida chatarra a los menores.

 

El gobernador regional Manuel Llempén Coronel sostuvo que ningún quiosco escolar venderá este año gaseosas o jugos envasados. “Adiós a la comida chatarra”, dijo.

 

Este lunes, poco más de 470 mil alumnos deben ingresar a las aulas y para ello se están adoptado las acciones que corresponden a fin de garantizar que el retorno a clases sea seguro. En esa línea, uno de los objetivos planteados es la seguridad alimentaria.

 

“En el mundo la tendencia es al consumo de alimentos frescos, orgánicos y saludables, Eso también queremos para nuestros estudiantes”, señaló Llempén Coronel.

 

Por ello indicó que los productos que se expendan en los quioscos escolares no deben tener químicos o con restos de insecticidas o de metales, que le hacen mucho daño al organismo humano. “Se debe priorizar el expendio de productos orgánicos y comida saludable. Para eso estamos adoptando medidas importantes”, puntualizó.

 

La regulación y supervisión de los alimentos en los quioscos, cafeterías y comedores de los colegios es labor de Educación; sin embargo, los municipios también tienen que intervenir en esta tarea, mediante la fiscalización dentro y fuera de las instituciones educativas.

 

Estos lineamientos ayudarán a reducir los índices de sobrepeso, que están alrededor del 30% en menores entre los 5 y 9 años en el país.

 

Llempén recomendó a los conductores de quioscos a cumplir con vender los alimentos aprobados mediante la resolución N° 007539 de la Gerencia de Educación, donde se precisa que estos deben estar sin o con bajos contenidos en sal, azúcar, aceites o grasas.

 

Esta incluye cereales no refinados, preferentemente de la región, como kiwicha, quinua, kañihua, centeno, trigo, cebada, arroz, maíz, y sus derivados en preparados; productos de panificación: pan campesino, de cebada, de labranza, francés, tostados y galletas.     

 

En frutas, vegetales y tubérculos la lista incluye frutos secos o semillas envasadas: maní, pecanas, nueces, habas, pasas, guindones, ajonjolí, almendras, castañas, etc, al natural o tostados; Frutas frescas de la estación debidamente lavadas y desinfectadas, preparadas y sin cremas; tubérculos y raíces sancochadas como papa, olluco, mashua, chuño o moroya, yacón, yuca, camote, arracacha, dale dale, uncucha, entre otros.

 

En líquidos: jugos de frutas naturales de estación lavadas, desinfectadas y preparados al momento; refrescos de frutas naturales de estación; infusiones de hierbas aromáticas como manzanilla, anís, hierbaluisa, hoja de coca, boldo, manayupa, cedrón, muña, jazmín, ente otras, frías o calientes.

 

En lácteos o derivados; leches enteras, semidescremadas o descremadas pasteurizadas, no saborizadas, sin colorantes, yogures semidescremados o descremados, quesos frescos pasteurizados u otros.

 

Alimentos preparados: ensaladas de frutas, ensalada de vegetales preparados y sin cremas, chapo, plátano asado, carnes frescas o secas, preparados para sanguches u otros; pescado fresco de mar o río, pollo, pavo, res, pota, majaz, sajino u otros; y guisados.