Flora y Fauna Silvestre garantizan biodiversidad regional

Nota de Prensa

4 de marzo de 2020 - 12:42 p. m.

 

El 3 de marzo se celebró el Día de la Vida Silvestre, y fue oportunidad propicia para poner en agenda la variedad y belleza de la fauna y flora que vive en estado libre y de promover acciones de sensibilización y concienciación acerca de los beneficios ambientales sociales y económicos que brinda.

 

Es preciso señalar que la caza furtiva y el tráfico de especies de gran valor económico, son las amenazas más importantes para la vida silvestre, aunque también existen otras como el proceso de deforestación, desertificación, cambio climático,  cambio de uso de suelo, incendios forestales y expansión urbana.

 

Para el año 2020, el lema para luchar a favor de la vida salvaje es, Sosteniendo toda vida en la Tierra, y en eso se reconoce el trabajo del Estado peruano que a través de sus diferentes formas crea espacios para proteger zonas biodiversas, muchas veces únicas en la naturaleza de sus ecosistemas.

 

El Gobierno regional La Libertad, a través de la Gerencia regional del Ambiente, está trabajando en la implementación de la Estrategia Regional de Diversidad Biológica y buscando comprometer a las instituciones públicas, privadas, la academia, investigadores y la sociedad en su conjunto, para compartir información,  promover la investigación y articular esfuerzos para elaborar una línea base.

 

En La Libertad se cuenta con áreas protegidas como el Santuario Nacional de Calipuy, donde se encuentra el rodal más grande de Puya Raimondi; Reserva Nacional de Calipuy con una cada vez más creciente población de Guanaco; y Reserva Nacional Sistema de Islas Islotes y Puntas Guaneras,  en Guañape.

 

Asimismo, se encuentra el Bosque de Protección Puquio Santa Rosa, Las Lomas del Cerro Campana y el Bosque de Protección El Cañoncillo, estos dos últimos, a cargo de la Universidad Nacional de Trujillo y  de la CAU Tecapa, respectivamente. Cabe precisar que cada uno de los espacios de protección albergan además un número variado de especies animales y vegetales, algunos de ellos,  en peligro de extinción.

 

Lamentablemente, un área natural protegida que se perdió por falta de una adecuada protección estatal, fue el Algarrobal El Moro, donde el bosque se destruyó por la tala indiscriminada del algarrobo cuya madera es muy apreciada en la elaboración del pan y pollo a la brasa.