Gobierno declara en emergencia el sistema educativo hasta el primer semestre del 2022

Nota Informativa
El plan tiene como objetivo consolidar y lograr el aprendizaje de los estudiantes de la educación básica, superior y técnico – productiva, afectados por la pandemia del COVID-19.

20 de agosto de 2021 - 4:39 p. m.

El Ejecutivo declaró en estado de emergencia el sistema educativo del Perú durante el segundo semestre del año 2021 hasta el primer semestre del año 2022. Esto, debido a los “efectos negativos” como consecuencia de la pandemia del COVID -19. Como es público, el pasado 28 de julio, tras jurar como jefe de Estado para el periodo 2021-2026, el presidente Pedro Castillo anunció que se tomaría esta medida, con el fin de recuperar los aprendizajes y evitar que “la falta de equidad en el magisterio siga creciendo”.
 
Según el Decreto Supremo 014-2021-Minedu, publicado hoy en las normas legales del diario El Peruano, la declaratoria contempla que el Ministerio de Educación apruebe mediante resolución ministerial el “Plan de emergencia educativa que contenga las medidas a adoptar en el segundo semestre del año 2021 y en el primer semestre del año 2022”, en un plazo de 20 días hábiles, contados a partir del día siguiente de la publicación del presente dispositivo legal.
 
La norma señala que este plan tiene como objetivo consolidar y lograr los aprendizajes de los estudiantes de la educación básica, superior y técnico – productiva, potenciando la innovación y respuestas educativas en atención a la diversidad de los territorios del Perú, cerrando las brechas de inequidad y dando respuesta desde la educación a la emergencia sanitaria del coronavirus.
 
El objetivo se desarrolla a través de seis ejes:
 

Recuperación y consolidación de aprendizajes de los estudiantes de la educación básica y retorno a la presencialidad: a través de un retorno, gradual, flexible, seguro y voluntario; se brindan estrategias pedagógicas para el desarrollo de competencias, la reinserción y continuidad educativa, el soporte y desarrollo socioemocional y el mejoramiento de las condiciones de infraestructura en las instituciones educativas para ofrecer un servicio educativo diversificado.

 

Desarrollo profesional docente: fortaleciendo las estrategias de bienestar, formación, reconocimiento y mejora de las condiciones laborales de los docentes, y promoviendo la mejora de la Carrera Pública Magisterial.

 

Innovación tecnológica y competitividad educativa: promoviendo la innovación educativa con el uso de tecnologías; así como el fortalecimiento de condiciones mínimas para el acceso a la formación certificable que permita mejorar la calificación y competitividad a lo largo del curso de vida.

 

Educación superior: impulsando la implementación de la modalidad a distancia y semi - presencial que permita el fortalecimiento de la educación superior y la educación técnico - productiva de calidad.

 

Atención integral de las poblaciones rurales, indígenas, afroperuana y personas con discapacidad: mejorando las condiciones de las instituciones educativas y programas educativos, y propiciando la participación de los padres de familia y comunidad.

 

Descentralización: fortaleciendo la articulación intergubernamental e intersectorial; modernizando la gestión educativa en las instancias descentralizadas; ordenando y organizando el servicio educativo desde los territorios; y promoviendo, fortaleciendo y replicando buenas prácticas de gestión educativa territorial.

 
El presente Decreto Supremo tiene la firma del jefe de Estado, Pedro Castillo, y fue refrendado por el ministro de Educación, Juan Cadillo León.
 
 
Fuente: Diario El Comercio