Angel, el talento que trabaja en producir la mejor carne de vacuno del mundo en Puno

Nota de Prensa
Angel Condori, mirando a la cámara junto al ganado vacuno
Angel Condori trabajando en un laboratorio de la Universidad Nacional del Altiplano

Fotos: Oficina de Comunicaciones y Relaciones Institucionales del Pronabec

20 de setiembre de 2022 - 1:01 p. m.

Angel Condori Ramos no es el primer profesional de Aricato, pero sí el primero en regresar luego de concluir sus estudios, con la firme convicción de aportar con sus conocimientos al desarrollo de sus habitantes. Esta comunidad, del distrito y provincia de Sandia, en Puno, ha emprendido un proyecto —bajo su liderazgo— para tecnificar la crianza del ganado vacuno mediante la mejora genética, y así ser productora de carne de calidad, mejorar sus ingresos económicos y asegurar el cuidado y productividad de la tierra. 

“Estamos trabajando desde hace tres años, adecuando el ambiente para aplicar la técnica de inseminación artificial de la raza criolla de vacuno con la raza angus, que tiene una mayor productividad y una carne que es de las mejores del mundo. La comunidad de Aricato, mediante la asamblea, nos ha otorgado 20 hectáreas de terreno para el desarrollo del piloto”, dijo Angel, quien acaba de concluir sus estudios de Ingeniería Agronómica en la Universidad Nacional del Altiplano (UNAP) con la Beca 18 del Programa Nacional de Becas y Crédito Educativo (Pronabec).

Aricato está ubicado en la ceja de selva de la región Puno, a más de tres mil metros sobre el nivel del mar. La crianza del ganado y la agricultura se realiza a escala menor, sin un proceso tecnificado, lo que afecta los ingresos económicos, explicó el joven talento. El proyecto está financiado solo por un grupo de comuneros, pero busca mostrar resultados en el corto, mediano y largo plazo para que más familias de la zona se unan y, de esta manera, se pueda contar también con el apoyo de otras organizaciones públicas y privadas de fomento agrario y ganadero. 

“Tendrá que pasar unos quince años para tener una raza pura de angus. Sin embargo, si empezamos ahora, a finales del 2024 tendremos ejemplares con un respetable porcentaje de pureza. Y lo más importante es que se iniciaría la producción ganadera. Solo a manera de ejemplo, un toro o vaca de esta raza da unos 475 kilos de carne, lo que podría generar buenos ingresos económicos entre los ganaderos de Aricato”, detalló.

El joven becario señaló que un toro de raza criolla de Aricato puede costar unos mil soles comparado con uno de la raza angus, que se vende al cuádruple de ese precio. El trabajo que viene realizando no se limita al desarrollo de la ganadería, sino también a dar orientación para la sistematización de sus sembríos, inversiones en piscigranjas y en la crianza de porcino y cuyes. Él es hijo de comuneros y siempre participa en las reuniones, donde —en lengua quechua— informa sobre las ventajas de la tecnificación y la ingeniería aplicada.  

“Se trata también de contribuir a la seguridad alimentaria, aprovechar bien las tierras, darles sostenibilidad para el futuro de sus hijos, sus nietos, antes de que la minería informal nos las arrebate. La comunidad cuenta con más de 17 000 hectáreas y solo utiliza 5000 para viviendas y la agricultura”, indicó. 

Angel siempre destacó en los estudios pese a grandes adversidades. “Mis padres son agricultores. Siembran y cosechan productos de primera necesidad, como la papa, la oca y el maíz. Las ganancias siempre han sido irrisorias”, relató. En los últimos años de su carrera ha realizado sus prácticas de investigación en el Centro Experimental Illpa – UNAP con el objetivo de regresar a Aricato para mejorar la calidad de vida de su comunidad a través de su proyecto.

“Lo meritorio de Angel es que él sí cree en su comunidad y que va a servir a ella a través de las herramientas que ha aprendido. Y más mérito va a ser que eso se plasme, porque el desarrollo ganadero es bien dificultoso, no solo en capital; también, así como él está desarrollando el mejoramiento genético, tiene que haber otros actores que acompañen desarrollando las condiciones de mercado, la exportación de sus productos”, dijo Jorge Calderón Velásquez, docente principal del Departamento Académico de Producción Animal en la especialidad de Mejoramiento Genético de la Universidad Nacional Agraria La Molina.

“Gracias a la subvención que he recibido con la Beca 18, he tenido tiempo para aprender cosas nuevas, viajar a otras provincias de Puno, dedicarme a estudiar, y así empezamos con este proyecto que es la esperanza para darle una mejor calidad de vida a Aricato”, refirió Angel. Con enorme voluntad y alegría sigue trabajando para darle un nuevo amanecer a la tierra donde nació y a la que volvió como profesional. 

Video de Angel Condori Ramos: https://www.youtube.com/watch?v=HdsHsRAS4Pg

Esta noticia pertenece al compendio Noticias sobre Historia Talento Pronabec