Presidente Martín Vizcarra: Lucha contra la corrupción es por el futuro y la viabilidad del Perú, e involucra a actores políticos y empresariales

Nota de Prensa

Fotos: Presidencia

Prensa

02 de diciembre de 2019 - 10:54 a. m.

El jefe de Estado señaló que debido a este flagelo, miles de obras se encuentran paralizadas en el país, pero con Decreto de Urgencia, estas continuarán con un debido control.

Mandatario recordó que a través del referéndum, los ciudadanos votaron por el cambio y contra la impunidad.

Lima, 2 de diciembre de 2019.- «Los peruanos respaldan la necesidad de un cambio en el Sistema de Justicia, para acabar con malas prácticas y luchar contra la corrupción. Los ciudadanos también rechazan el lavado de activos y el dinero sucio en la política», enfatizó hoy el presidente de la República, Martín Vizcarra al inaugurar la Conferencia Anual Internacional por la Integridad CAII 2019, organizada por la Contraloría General de la República.

En ese sentido, el jefe de Estado recordó que siendo una de las prioridades de su gestión la lucha contra la corrupción, el gobierno impulsó un conjunto de medidas para erradicar este flagelo, orientadas a promover una política de integridad y abrir una nueva etapa para el país, propuestas como el proceso de referéndum que se llevó a cabo el año pasado.

«El Referéndum del 9 de diciembre del 2018 no fue solo un proceso para que la ciudadanía diga, a través de su voto, si estaba de acuerdo o no con cuatro reformas constitucionales, en los ámbitos judicial y político, que pusimos en sus manos. Fue una consulta para dotar al Estado de mejores herramientas a fin de combatir frontalmente la corrupción», sostuvo.

Asimismo, destacó que en este referéndum se manifestó el mayoritario respaldo de los ciudadanos por estos procesos de cambio y lucha contra la corrupción. “Los peruanos votaron por la transparencia y la honestidad, y contra los manejos oscuros y las componendas”, dijo.

Al respecto, indicó que esta lucha contra la corrupción, es una cruzada por el futuro y la viabilidad del país, y es una cruzada en la que los actores políticos y empresariales deben sumarse.

«Creemos que lo que ha hecho falta, y hace falta hoy, es un verdadero acto de contrición y una efectiva toma de conciencia de diversos actores, políticos y empresariales, frente a los graves daños que genera la corrupción al Perú», aseveró.

El presidente Vizcarra informó que la corrupción genera al Estado una pérdida anual de más de 10 mil millones de soles, cifra que le cuesta a todos los peruanos, sobre todo a los más pobres; y que debido a este delito, muchas obras destinadas a los sectores más vulnerables en el país se paralizan.

“No podemos por temor a la corrupción, dejar miles de proyectos paralizados en el Estado. Por ello, consideramos importante emitir el Decreto de Urgencia para reactivar más de mil proyectos que se encontraban estancados. Debemos propiciar la ejecución de las obras que el país requiere, pero con el adecuado control para evitar actos de corrupción”, aseguró.

En otro momento, el mandatario resaltó las acciones emprendidas desde su gobierno en el marco de este proceso de cambio y renovación, como la implementación de la Política Nacional y el Plan Nacional de Integridad y Lucha contra la Corrupción 2018-2021, la promulgación del Decreto Supremo que obliga a todos los funcionarios con capacidad de decisión a presentar su declaración jurada de intereses, la creación de la Secretaría de Integridad Pública de la Presidencia del Consejo de Ministros, entre otras medidas.

Sin embargo, subrayó que para que estas acciones sean efectivas, debe impulsarse una política de prevención de la corrupción y fomento de la integridad en todos los niveles de gobierno. Por ello, remarcó que la actual gestión “apuesta por una Política de Integridad que priorice la prevención, que promueva la honestidad y la transparencia, y ponga por delante el interés general, antes que los intereses individuales”, manifestó.

La Conferencia Anual Internacional por la Integridad, es un espacio de análisis e intercambio de conocimientos sobre la política anticorrupción e integridad, así como de los nuevos enfoques y prácticas que se generan en la región y a nivel mundial, a fin de asimilar las mejores experiencias e intercambiar conocimientos.