Presidente Sagasti alienta en Naciones Unidas fortalecer mecanismos para lucha contra la corrupción

Nota de Prensa

2 de junio de 2021 - 10:55 a. m.

El presidente de la República, Francisco Sagasti, afirmó que la prevención y lucha contra la corrupción son una necesidad global y un deber ético, por lo que alentó a fortalecer los mecanismos multilaterales a través de la implementación y seguimiento de la Declaración Política adoptada hoy en el Período Extraordinario de Sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas contra la Corrupción (UNGASS2021). 

Durante su intervención virtual en la Sesión Extraordinaria, el Presidente Sagasti subrayó que la corrupción afecta la gobernabilidad democrática, distorsiona los mercados, envilece a la sociedad y disminuye la confianza en las instituciones, obstaculizando el desarrollo sostenible y el disfrute de los derechos humanos, especialmente de los más pobres y vulnerables. Precisó que por ello la lucha contra este flagelo constituye una política de Estado prioritaria para el Perú, tanto en el plano nacional como en su política exterior.

Igualmente, agradeció el apoyo para la adopción unánime de la Declaración Política, cuya negociación lideró la diplomacia peruana, y destacó el mandato adoptado para identificar vacíos y desafíos en la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción (UNCAC), para perfeccionar este instrumento y su implementación, luego de 18 años de su adopción. El Presidente Sagasti reconoció la trascendencia de la UNCAC, que introdujo principios, normas, compromisos, y un mecanismo de seguimiento para reforzar los sistemas jurídicos nacionales, la cooperación y asistencia judicial internacional, la recuperación de activos, entre otros. Sin embargo, afirmó que la creciente cuantía y dimensión transnacional de la corrupción requieren una respuesta multilateral renovada, concertada, cooperativa y orientada hacia la acción. 

La Declaración Política adoptada en la UNGASS2021, precisó, es un logro multilateral que se enfoca en la meta 16.5 de la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible, con miras a “reducir considerablemente la corrupción y el soborno en todas sus formas”, y reafirmó el compromiso permanente del Perú en esta lucha, así como con el cumplimiento de las obligaciones en el marco de la UNCAC.

El Perú impulsó, junto con Colombia, a fines de 2018, la aprobación de la Resolución 73/191 que convocó a la UNGASS2021, a fin de abordar al más alto nivel político, los desafíos y las medidas para prevenir y luchar contra la corrupción, así como para reforzar la cooperación internacional en este ámbito. Asimismo, el Perú co-facilitó, junto a Emiratos Árabes Unidos, las negociaciones de la Declaración Política adoptada hoy en las Naciones Unidas.