Trascendencia nacional y continental de la batalla de Higos Urco

Nota de Prensa

7 de junio de 2022 - 12:55 p. m.

Por el Crnel. EP (r) Jorge Eduardo  Valdez Rodríguez.

El 6 de Junio de 1821, se llevó a cabo a 20 leguas de la ciudad de Chachapoyas, capital de la hoy Región Amazonas, en la denominada Pampas de Higos Urco, la primera batalla por la independencia del Perú, librada por una fuerza militar patriota íntegramente formada por peruanos, contra la veterana y poderosa fuerza realista, de 600 plazas, proveniente de Moyobamba, Capital de la Comandancia General de Maynas. Esta batalla donde los patriotas resultaron victoriosos, dio inicio a la Independencia del Perú y la definitiva libertad de América del yugo español en la etapa independentista comprendida entre 1820 y 1824 ya que con la derrota de la fuerza realista evitó que el ejército Libertador al mando de don José de San Martín, que estaba siendo diezmada por una epidemia de paludismo, sea atacada, en su puesto de comando en Huaura, simultáneamente por tres fuerzas militares  realistas provenientes del Nor Oriente, Sierra Central y Sur (Lima) del virreinato y sea expulsada del territorio Peruano. 

ANTECEDENTES DE LA BATALLA DE HIGOS URCO. 

La defensa de Chachapoyas, ante el ataque de los realistas procedentes de Moyobamba en junio de 1821, no constituye un hecho aislado o fortuito. Fue un acontecimiento preparado y planificado por el alto mando del Ejército Libertador del general don José de San Martín en la persona del Marqués de Torre Tagle, quien desde Trujillo, capital de la intendencia del mismo nombre y al cual pertenecía el partido de Chachapoyas, prepara, organiza y entrena la primera expedición de una fuerza militar regular formada íntegramente por peruanos, en su mayoría jóvenes chachapoyanos que estudiaban y residían en esta ciudad norteña, con la finalidad de anular los riesgos que presentaban los planes trazados por el virrey Joaquín de La Pezuela y las autoridades realistas de Maynas, Cajabamba, Otuzco, Santiago de Chuco, Chota, Cajamarca y Huamachuco; ciudades del nor oriente y norte del virreinato del Perú que se oponían a la independencia de la patria del yugo español. 

Estos planes vislumbraban:

1ro. La movilización y empleo de la veterana guarnición militar realista de Moyobamba, de 600 efectivos, para tomar la ciudad de Chachapoyas, que había jurado su independencia en enero de 1821, reinstalar sus autoridades con personajes leales a la corona, dejar una poderosa guarnición militar en la ciudad, continuar hacia las provincias de Chota, Cajamarca, Otuzco y Huamachuco, retomar la ciudad de Trujillo a sangre y fuego, aumentar sus efectivos al pasar por estos lugares con la finalidad de formar una poderosa fuerza militar con la orden de dirigirse y atacar Huaura donde se encontraba el cuartel general de San Martín y el grueso del ejército libertador(argentino- chileno – peruano).

2do. Conseguido este propósito, movilizar coordinadamente  sus otras dos poderosas fuerzas que se encontraban en la sierra central al mando de los generales Valdés y Ricafort y las fuerzas bajo su mando que se encontraban en Lima en una acción militar envolvente desde estos tres direcciones para caer sobre Huaura, derrotar al ejército aliado, tomar prisionero al libertados San Martín y expulsarlo del territorio peruano eliminando de esta manera la presencia y amenaza que constituía el Ejército Libertador para la supervivencia del virreinato del Perú 

En este contexto se produce una batalla en las afueras de la ciudad de Chachapoyas, en las pampas de Higos Urco, el 6 de junio de 1821, que se conoce  como “LA BATALLA DE HIGOS URCO” en la cual las tropas realistas de 600 veteranos son totalmente derrotadas por la primera fuerza militar regular patriota organizada en Trujillo por orden del Libertador San Martín y conformada íntegramente por peruanos apoyada y reforzada por todos los vecinos de la ciudad y por familias enteras de los pueblos aledaños que acudieron al campo de batalla a ofrecer su concurso colaborando y participando activamente en la batalla para defender la tan ansiada libertad conseguida por el acto de jura de su independencia del 14 de enero de 1821 y reafirmada en abril del mismo año.  

CONSECUENCIAS DE LA VICTORIA PATRIOTA EN LA BATALLA DE HIGOS URCO

La victoria lograda por los patriotas en la batalla de Higos Urco, que aniquiló a las fuerzas realistas provenientes de Moyobamba, evitó que el virrey ponga en ejecución el plan trazado por él y sus generales de cercar y aniquilar al Ejército Libertador en la ciudad de Huaura, puesto de comando del Libertador San Martín”, ya que los realistas, en la primera fase de la operación, en su afán de poner en ejecución su plan general, se dirigen a tomar por la fuerza la ciudad de Chachapoyas pero se encuentran en este lugar con la expedición militar enviada desde Trujillo al mando del comandante Valdivieso quien  al ingresar días antes a territorio del partido (provincia) de Chachapoyas aumenta sus efectivos por jóvenes y adultos de los pueblos por donde pasaban y que voluntariamente se plegaron para engrosar sus fuerzas.

La victoria de la Batalla de Higos Urco, primera y única acción militar producida en la Intendencia de Trujillo y el Norte del Perú, le da al Libertador San Martín la confianza y libertad de acción para decidirse ingresar y tomar Lima ante el retiro del virrey a la sierra y proclamar la Independencia del Perú el 28 de julio de 1821, a escasos 58 días de librada esta gloriosa batalla,  por el hecho de tener a todo el Norte del virreinato peruano bajo la autoridad patriota, permitiendo al Libertador continuar con sus planes estratégicos ya que con esta victoria se liberó el Norte, Nor Oriente y Oriente del Perú de presencia política y militar realista y se  apoyó abiertamente en recursos humanos y materiales al Ejército Libertador de San Martín y posteriormente al Ejército de Bolívar hasta el final del proceso independentista que culmina en 1824 con las batallas de Junín y Ayacucho.

La victoria de la Batalla de Higos Urco permite al Libertador don José de San Martín apoyar al General bolivariano Antonio José de Sucre que tenía serias dificultades de derrotar a las tropas realistas en Quito y Guayaquil para liberarlos del yugo español, apoyo que era solicitado insistentemente porque peligraba la libertada de Venezuela y la Gran Colombia y la libertad del Norte del Perú. San Martín al consolidar la libertad del Norte del Perú y al considerar que la presencia militar realista era nula en esta parte del territorio peruano envía desde Trujillo una Expedición Militar Auxiliar a Quito entre los cuales participaron 230 chachapoyanos, victoriosos en las pampas de Higos Urco, que partiendo de Chachapoyas integraron el Batallón “Cazadores de Piura N° 4”. Este batallón, junto al batallón “Trujillo” N° 2, iniciaron las acciones en la batalla de “Pichincha” el 24 de mayo de 1822, derrotando a los realistas y dando la libertad a Quito y Guayaquil consolidando la independencia de Venezuela, Panamá, La Gran Colombia y lo que es hoy Ecuador, es decir todo el norte de América del Sur. Los sobrevivientes de estos bravos chachapoyanos, aunados a nuevos contingentes que posteriormente se enviaron desde Chachapoyas, se batieron victoriosos en las batallas de Junín y Ayacucho en 1824, contribuyendo con su sangre a la libertad definitiva de América.  

Esta batalla se convierte en la primera victoria nacional conseguida por una fuerza militar integrada en su totalidad por peruanos, y que se convierte en el embrión del Ejército Libertador peruano, como lo atestigua el comandante en jefe de dicha fuerza en el parte de batalla confeccionada el 13 de junio del mismo año dirigido al señor presidente del departamento de Trujillo Marqués de Torre Tagle en los siguientes términos: “Un fuego de ardor patrio los abrazaba y persuadidos de la justicia de la causa aguardaba con impaciencia la señal de combate para arrancar a los orgullosos godos opresores la primera gloria del Perú, que las probabilidades físicas presentaban como imposibles”

“ . . .  Así terminó esta función verdaderamente campal, después de 10 horas de la más obstinada pelea.- Su trofeo será el primer escalón de gloria para el Perú”,  “Concluiré, pues, asegurando a US. que me es muy grato anunciar este primer triunfo nacional.”

Si hacemos un análisis en el supuesto caso que las tropas patriotas de Chachapoyas eran derrotadas en la batalla en las pampas de Higos Urco, se perdía todo lo ganado con la proclamación de la independencia de la intendencia de Trujillo y por la jura de la independencia en mucho de sus partidos y doctrinas que constituía todo el norte y parte del Nor Oriente del virreinato del Perú y por lo tanto complicaba la permanencia del Ejército Libertador de San Martín en nuestra patria, la lucha por la independencia del Perú y la consolidación de la libertad de América. 

OTRAS CONSIDERACIONES.

En esta batalla quedó demostrada la valentía del poblador chachapoyano, ya que sin atemorizarse de la presencia del ejército realista acudió masivamente, sin importar la edad, sexo ni condición social, al campo de batalla combatiendo al lado del ejército patriota destacándose la actuación de la heroína Matiaza Rimachi y el artillero Portocarrero. 

Esta batalla es casi desconocida por la población peruana y americana y poco estudiada en su verdadera magnitud por los historiadores e investigadores de nuestra historia, ya que al hacerlo sólo se limitan a narrar los hechos de la batalla y no abordan las implicancias y consecuencias que tuvo en el proceso de la independencia del Perú y en la consolidación de la independencia y libertad de América. 

Lamentablemente y a pesar que existen investigaciones y estudios debidamente documentados de la trascendencia nacional y continental que tuvo esta batalla en la independencia del Perú y la definitiva libertad de América; esta batalla es recordada, celebrada, y festejada únicamente en la ciudad de Chachapoyas. , sin tener en cuenta que no fueron sólo los habitantes de la ciudad los que participaron en esta gesta heroica sino  todos los pueblos que por entonces conformaron el partido de Chachapoyas y que en la actualidad es la región Amazonas.

EXHORTACION A LA POBLACION CHACHAPOYANA Y A LAS AUTORIDADES DE LA REGION AMAZONAS.

Es tiempo ya que los designados por nuestras autoridades a preparar y pronunciar el o los discursos de conmemoración anual de este acontecimiento, orgullo del chachapoyano y amazonense, aborden la temática no sólo como un hecho local o regional sino como un acontecimiento que jugó un rol preponderante y trascendental en la libertad e independencia del Perú y América. Bibliografía ya existe, libros ya existen al respecto, por lo tanto ya no hay escusas para no preparar un discurso como las circunstancias y la historia lo demanda. 

SINTÁMONOS ORGULLOSOS DE NUESTRA CIUDAD Y DE NUESTRA REGION Y DIVULGUEMOS CON ORGULLO REAL Y VERDADERO LOS HECHOS QUE HACEN DE NUESTRA TIERRA GRANDE Y DIGNA Y DEJEMOS COMO HERENCIA INMATERIAL A NUESTROS HIJOS SU HISTORIA PARA QUE ELLOS DEDIQUEN SUS ESFUERZOS Y SUS CAPACIDADES A HACER DE CHACHAPOYAS Y AMAZONAS CADA DIA MAS PROSPERO Y DESARROLLADO. 

                

BIBLIOGRAFIA

-Crl. E.P ( R ) Jorge E. Valdez Rodríguez: “La Batalla de Higos Urco”, Chachapoyas 6 de junio de 1821. Editora YOPLAC’T Serigraph, 5 de junio del 2010 

-Crl. E.P. ( R ). Jorge E. Valdez Rodríguez: “Batalla de Higos Urco”, visión al bicentenario 2021. Nuevas perspectivas para comprender la Independencia del Perú. Editora PAGINAS. Junio del 2015.