Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la situación de defensores y defensoras de derechos humanos, Michel Forst, destaca diálogo con Gobierno

Nota de Prensa
Viceministro de Derechos Humanos, Daniel Sánchez, afirma que el gobierno ha apostado por el diálogo como herramienta primordial en el manejo de la conflictividad social

3 de febrero de 2020 - 6:48 p. m.

El Relator Especial sobre la situación de defensores y defensoras de derechos humanos de Naciones Unidas, señor Michel Forst, agradeció al Gobierno peruano por la invitación cursada para la realización de su visita oficial entre el 21 de enero y 3 febrero de este año, resaltando su excelente cooperación y esfuerzos para organizar y garantizarle una visita provechosa.

Agradeció también la oportunidad de haberse reunido con representantes de alto nivel de diversos ministerios, vicegobernadores y funcionarios de instituciones estatales en Lima, Piura, Madre de Dios, Cusco y Ucayali, reconociéndoles el tiempo ofrecido para concretar dichas reuniones y el compartir con su persona sus valiosas experiencias y conocimientos.

Cabe destacar que dicho Relator felicitó al Estado peruano por la inclusión, por primera vez, de la categoría “personas defensoras de derechos humanos” como uno de los grupos de especial protección en el Plan Nacional de Derechos Humanos 2018 – 2021.

Asimismo, resaltó la histórica y reciente aprobación del Protocolo para garantizar la protección de los defensores y defensoras de derechos humanos, para lo cual se contó con la participación de la sociedad civil y sectores del Estado.

Mencionó que, desde la aprobación de dicho Protocolo en abril de 2019, se han recibido 9 solicitudes de activación del Protocolo que están en trámite, configurándose como los primeros pasos notables desde el Estado. De igual modo saludó que se encuentre en curso el establecimiento de un registro de denuncias e incidencias de riesgo de personas defensoras de derechos humanos, con la participación de la sociedad civil y el sector empresarial.

Adicionalmente, destacó el compromiso político del Gobierno del Perú y los pasos que ha dado hasta la fecha para la ratificación del Acuerdo de Escazú, siendo que la ratificación y la aplicación de este histórico tratado en materia medio ambiental constituirá un gran avance en la protección de las personas defensoras de derechos humanos ambientales en el país. Indicó que una pronta ratificación del Acuerdo de Escazú colocaría al Perú entre los 11 primeros Estados de la región que ratificaron el acuerdo y que facilitaron su entrada en vigor.

El Relator Forst finalizó su presentación proponiendo principios orientadores para la elaboración de políticas y estrategias para proteger a las personas defensoras de derechos humanos, ofreciendo su apoyo técnico para tales fines.

Por su parte, el viceministro de Derechos Humanos y Acceso a la Justicia, Daniel Sánchez, luego de agradecer la visita y recomendaciones del Relator, resaltó que, con la finalidad de propiciar un ambiente de garantía de los derechos de las personas defensoras y un entorno seguro para el desarrollo de sus actividades, el Gobierno del Perú ha apostado por el diálogo como herramienta central y primordial en el manejo de la conflictividad social, lo cual ha incidido en el hecho de que en el año 2019 no se haya registrado ninguna víctima mortal.

Asimismo, existe el compromiso de adoptar las acciones necesarias para contrarrestar y combatir aquellas situaciones generadas por actividades informales e ilegales (tales como la tala ilegal, la minería informal e ilegal, el tráfico de tierras, etc.) que ponen en riesgo la vida o integridad de las personas defensoras de derechos humanos. Enfatizó también que desde el Gobierno del Perú no se promueve una política de criminalización contra estas personas.

Finalmente, concluyó que al Estado peruano le corresponde proteger y hacer efectivos los derechos de las personas defensoras de derechos humanos, así como adoptar las medidas necesarias para garantizar su protección. En tal sentido, dicha visita ha sido una oportunidad para identificar los desafíos, valorar los avances y promover el diálogo para concretar acciones para tales fines.