Cinco víctimas del periodo de violencia 1980-2000 recibieron entierro digno en Huamanga (Ayacucho)

Nota de Prensa

10 de junio de 2019 - 5:36 p.m.

Los restos humanos de cinco víctimas del periodo de violencia 1980-2000 fueron restituidos a sus familiares en los distritos de Acos Vinchos y Acocro, provincia de Huamanga (Ayacucho), a fin de otorgarles un entierro digno, gracias a la investigación humanitaria realizada por la Dirección General de Búsqueda de Personas Desaparecidas (DGBPD) del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos (MINJUSDH).

La DGBPD brindó el acompañamiento psicosocial a los familiares desde el inicio del proceso de búsqueda, lo que permitió darles el soporte emocional necesario para sobrellevar el dolor de la pérdida y el recuerdo de sus seres queridos, además de coordinar acciones para la restitución y el entierro digno.

El 3 de junio, en la casa comunal de Huamanccocha, distrito de Acos Vinchos, se realizó la ceremonia de restitución de 3 personas ante la presencia de familiares y autoridades locales. Al día siguiente, decenas de pobladores de la comunidad acompañaron los ataúdes hasta el cementerio de la localidad, en donde fueron enterrados dignamente tras varias décadas de incertidumbre.

Por su parte, en Acocro, los restos humanos de 2 víctimas fueron entregados a sus familiares el 4 de junio, para luego ser velados de acuerdo a sus creencias y costumbres, y ser enterrados posteriormente en el cementerio de la localidad.

Es importante destacar que estas restituciones han sido efectuadas gracias al esfuerzo interinstitucional impulsado por la DGBPD que, junto con el Ministerio Público y su Equipo Forense Especializado (EFE), recuperaron e identificaron los restos de las víctimas.

Asimismo, la DGBPD se encargó del traslado y alojamiento de los familiares, así como la adquisición de los osarios. En tanto, las municipalidades distritales de Acos Vinchos y Acocro, junto al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), apoyaron con materiales, transporte y mano de obra para la construcción de los nichos. Además, el Centro de Salud de Huaychao y el Tambo de Acocro también colaboraron con el acompañamiento psicosocial y alojamiento, respectivamente.

La investigación humanitaria de la DGBPD inició en julio del 2018, de forma paralela con el acompañamiento psicosocial a los familiares, lo cual permitió conocer sus expectativas y ser un soporte emocional para llevar adelante el proceso de búsqueda.

Con las indagaciones se reconstruyó la historia de las cinco víctimas, quienes fueron asesinadas por el grupo terrorista Sendero Luminoso y enterradas en una fosa próxima al cementerio de Andaraccay (Acocro). Entonces, se realizaron las coordinaciones con el EFE para recuperar e identificar los restos.

El MINUSDH continúa avanzando en la búsqueda humanitaria de las personas desaparecidas durante el periodo de violencia 1980-2000, brindando respuestas y ayudando a cerrar un periodo del duelo de los familiares prolongado por décadas de incertidumbre.