Tumbes: desarticulan organización criminal dedicada al homicidio y robo agravado

Nota de Prensa
PNP capturó a 44 presuntos integrantes de Los Piratas de Puerto Pizarro en un despliegue terrestre y marítimo con apoyo de Marina de Guerra del Perú.

Fotos: Ministerio del Interior

Oficina General de Comunicación Social e Imagen Institucional del Ministerio del Interior

22 de octubre de 2018 - 7:19 a. m.

La Policía Nacional del Perú (PNP) y el Ministerio Público, con participación de la Marina de Guerra del Perú, detuvieron esta madrugada a 44 presuntos integrantes de la organización criminal Los Piratas de Puerto Pizarro, quienes estarían dedicados al homicidio, robo agravado y lesiones graves en Tumbes.

Según las investigaciones policiales, esta red criminal operaba desde el año 2015 en Puerto Pizarro, en la zona de frontera marítima de Perú y Ecuador.

La labor de inteligencia policial duró un año y seis meses junto con el Ministerio Público. Esto permitió realizar un despliegue terrestre y marítimo, que viene desembocando en la incautación de 19 embarcaciones, en coordinación con la Marina de Guerra del Perú, indicó el viceministro de Orden Interno del Ministerio del Interior, Carlos León Romero.

Destacó la desarticulación de esta organización criminal y puso en relieve el trabajo de la División de Investigaciones de Alta Complejidad (Diviac), que estuvo al frente de este megaoperativo 51°, denominado “Tsunami 2018”.

Detalló que en las intervenciones participaron 1,300 efectivos policiales, con el apoyo de 68 fiscales especializados en crimen organizado, y personal de la Marina de Guerra del Perú.

Estructura delictiva

Esta red criminal estaría encabezada por William Alberto Banchón Sánchez, alias Papito, de nacionalidad ecuatoriana, quien tendría a su cargo a 59 sujetos que, presuntamente, interceptaban embarcaciones para apoderarse de ellas.

Los Piratas de Puerto Pizarro conformaban una organización criminal estructurada, que contaba con dos lugartenientes para cometer con mayor eficacia sus ilícitos en tierra y mar.

Los dos lugartenientes responderían a los nombres de Jorge Andrés Miñán Martínez, alias Chupo; y Juan Manuel Fiestas Moscoso, alias Peje.

Ellos actuaban en complicidad con miembros de la Marina de Guerra del Perú y de la Policía Nacional para tener apoyo logístico y cometer sus fechorías con impunidad.

De igual forma, al ser una organización estructurada y con roles definidos, contaban con un equipo dedicado al robo agravado de las embarcaciones, con participación de ciudadanos ecuatorianos y peruanos.

Asimismo, tenían apoyo de colaboradores para poder cubrir los rastros de su accionar ilícito. La organización también contaba con proveedores de armas, receptadores y comercializadores.

Los Piratas de Puerto Pizarro se apoyaban también con un grupo de modificadores y legalizadores de embarcaciones. De la misma manera, tenían entre sus filas a encargados del transporte de objetos y armas.

Modus Operandi

El principal objetivo de Los Piratas de Puerto Pizarro era hacerse ilegalmente de embarcaciones. Para ello actuaban bajo la fachada de pescadores y zarpaban a alta mar desde los distintos puertos de Tumbes.

Estos avezados sujetos también solían causar lesiones graves e incluso asesinaban a sus potenciales víctimas si oponían resistencia.

Tras robar embarcaciones, motores fuera de borda e instrumentos de navegación, los presuntos delincuentes trasladaban el botín al mercado negro de Ecuador y Perú, donde sus secuaces procedían a vender clandestinamente todo lo robado.

Los Piratas de Puerto Pizarro recibían la ayuda de un suboficial de la comisaría San José, así como de tres suboficiales de la Marina de Guerra del Perú, que prestaban servicios en las capitanías de los puertos tumbesinos de Zorritos y La Cruz.

Los marinos suministraban información sobre las operaciones en dichos puertos y facilitaban los documentos de las matrículas de las embarcaciones y los permisos de zarpe a los integrantes de la organización.

Según información policial, Los Piratas de Puerto Pizarro están implicados en tres homicidios: el 29 de mayo de 2015 contra Santiago Ángel Panta Yenque, el 14 de agosto de 2016 contra Carlos Alberto Ruesta Abad, y el 18 de marzo de 2017 contra Eddy Danilo García Colmenares.

De la misma manera, las fuerzas del orden allanaron 61 inmuebles, una celda del penal de Ancón.

También, junto con la Marina de Guerra del Perú, incautaron motores fuera de borda pertenecientes a esta organización criminal. (NP 1613-2018).

FOTOS

VIDEO: MEGAOPERATIVO TSUNAMI 2018

VIDEO: DECLARACIONES

PRESENTACIÓN