Estudiantes en condiciones de discapacidad promueven el autoempleo que les permite mejorar sus habilidades

Nota de Prensa
 Viceministra de Gestión Pedagógica, Patricia Andrade, resaltó apoyo de los padres de familia en esta tarea.

Fotos: Oficina de Prensa

Oficina de Prensa

19 de diciembre de 2019 - 5:04 p. m.

Un grupo de 43 estudiantes con discapacidad del CEBE Jerusalén de Puente Piedra que durante este año logró promover el autoempleo a través de la venta de diversos productos confitados, recibieron de parte del Ministerio de Educación (Minedu) kits de cocina y otros utensilios que ayudarán en la elaboración de los productos y así continuar en este esfuerzo que les ha permitido mejorar sus habilidades

Los padres de familia, quienes apoyaron en todo momento en esta tarea, se mostraron contentos por la mejora de las competencias observadas en sus menores.

Estos alumnos del referido Centro de Educación Básica Especial (CEBE), presentan discapacidad severa, y multidiscapacidad; esto no ha sido impedimento para que con apoyo de sus docentes y familias pudieron hacer para la venta: dulces, habas, maní, canchita y otros productos confitados generando, de esa manera, una fuente de empleo y una manera de potencializar sus habilidades.

La viceministra de Gestión Pedagógica del Minedu, Patricia Andrade, al clausurar el año escolar en dicho plantel, destacó el apoyo que brindan los docentes y los familiares en la mejora de habilidades que poseen en repostería, cocina y el envasado de productos.

“Lo que hacen ustedes es un ejemplo digno de imitar, nos enseñan que a pesar de las vicisitudes que nos plantea la vida, las familias deben estar unidas como un solo puño y afrontar los problemas con amor, esperanza y mucha paciencia”, resaltó la funcionaria.

Por su parte, la directora de la institución educativa Jerusalén, Esther Oporto Huertas, informó que la propuesta pedagógica desarrollada por los estudiantes también está dirigida a mejorar las actividades cotidianas de la vida diaria, aprender técnicas operativas en cocina como pelar, picar, adornar ambientes y otros trabajos manuales.

Al final de la actividad, los estudiantes participaron de un agasajo especial junto a sus padres y docentes, donde mostraron sus habilidades en el canto, el baile y la preparación de alimentos.