Zonas Económicas Especiales, agentes para aumentar y diversificar las exportaciones del Perú

Nota Informativa
Las ZEE son una importante herramienta de comercio exterior donde se desarrollan actividades productivas que gozan de un tratamiento aduanero y tributario diferente al resto del territorio nacional.

07 de noviembre de 2019 - 6:48 p. m.

A finales de los años 50, en Irlanda, surgieron las primeras Zonas Económicas Especiales (ZEE), concebidas como espacios geográficos delimitados y sujetos a exoneraciones aduaneras y tributarias con la finalidad de atraer inversiones y generar mano de obra calificada, empleos directos, así como fomentar el desarrollo de la economía.

Hoy, en el mundo, existen alrededor de 4 mil ZEE, de las cuales 400 están en América Latina. En Perú, se crearon siete zonas y cuatro de ellas se encuentran operativas: Tacna, Paita (Piura), Ilo (Moquegua) y Matarani (Arequipa).

“En estos espacios se realizan actividades industriales y de servicios, especialmente orientadas a impulsar el desarrollo de las regiones en donde estas se ubican, promover las exportaciones con valor agregado del país y diversificar su canasta exportadora”, explica Carol Flores, directora de ZEE en el Mincetur.

En efecto, el año pasado, las ZEE generaron US$ 46 millones en exportaciones, sobre todo en el rubro agroindustrial y de manufacturas diversas. Pero, además, registraron US$ 458 millones en importaciones y US$ 72 millones en reexpediciones (almacenamiento con destino al exterior).

El desarrollo de estas zonas geográficas crea también mano de obra local y mano de obra especializada. A la fecha, cuentan con 155 empresas que generan cerca de 2 mil empleos directos. Sin embargo, esto no es más que una pequeña muestra en relación al enorme potencial que estas representan.

Por esta razón es que, en el país, se vienen realizando labores de promoción y fortalecimiento de capacidades para las ZEE y se trabaja constantemente en la actualización de su marco normativo, que data de hace más de 20 años.

Prueba de ello, son las aprobaciones del reglamento interno de la ZOFRATACNA, aprobado a inicios de este año, y la reciente actualización del reglamento para las zonas de Ilo, Matarani, Paita y Tumbes.

“Las tres zonas que no están operativas, ubicadas en Loreto, Puno y Tumbes, requieren superar problemas ligados a la normativa y al saneamiento. Estamos trabajando en diferentes frentes para que estas áreas se constituyan como plataformas que atraigan la inversión y promuevan el desarrollo industrial y, así, diversificar la oferta exportadora”, sostuvo Carol Flores