Más de 1.6 millones de toneladas de CO2e se han dejado de emitir a la atmósfera desde la cuarentena

Nota de Prensa
Apuesta en el país por una economía baja en carbono es necesaria para afrontar la emergencia climática. Iniciativas como la movilidad sostenible, el teletrabajo, las energías renovables y la eficiencia energética son piezas clave para la transición hacia una economía más limpia.

28 de abril de 2020 - 8:33 a. m.

Lima, 28 de abril de 2020.- Han transcurrido 43 días desde que se inició el aislamiento social obligatorio para frenar el avance del Covid-19 en nuestro país, y en el marco de esta coyuntura, es una buena oportunidad para reflexionar sobre los impactos de la emergencia climática, los cambios positivos en la naturaleza y la forma cómo nos relacionamos con el planeta que debemos replantearnos como sociedad.

Desde iniciada la cuarentena a la fecha, en el Perú se ha dejado de emitir a la atmósfera más de 1.6 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) equivalente. Según datos brindados por la consultora especializada Alwa, de esta cifra, más de 626 mil toneladas de CO2e evitadas provienen del transporte urbano en Lima Metropolitana y el Callao. Para ponerlo en perspectiva, esto equivale al peso de más de 23 mil buses metropolitanos.

“Esta es una oportunidad para hacer las cosas de otro modo y apostar por el crecimiento económico con desarrollo sostenible. Si las emisiones netas globales de gases de efecto invernadero (GEI) no llegan a cero en el año 2050, la humanidad estará en peligro”, así lo expresó Laura Secada, directora general de Cambio Climático y Desertificación del Ministerio del Ambiente (MINAM).

En ese sentido, recalcó que está demostrado que el aire limpio y la disminución en la contaminación que hemos visto durante la cuarentena es lo que se necesita de manera permanente para el bienestar de las personas, sumando a ello, una reactivación económica con criterios de sostenibilidad que nos permita enfrentar el cambio climático”, manifestó.

“Es importante aprender de las lecciones que nos deja esta crisis y prever que el paquete de estímulo económico incluya, promover la movilidad sostenible que es una medida de rápida implementación; el teletrabajo que permitirá la mejora de la calidad del aire por el menor uso de vehículos; o el manejo sostenible de cultivos permanentes en la Amazonía que genera empleo y reduce la deforestación, una de las principales fuentes de las emisiones de GEI en el Perú”, concluyó.

Por su parte, el Coordinador del Proyecto para la Implementación de las Metas Climáticas de las Perú (NDC Support Programme) , Lorenzo Eguren, sostuvo que en toda crisis hay oportunidades y esta no es la excepción. “Desarrollar medidas de reducción de emisiones de GEI ayudará al país a mejorar la calidad de vida de todos los peruanos, gracias a la gestión sostenible de los residuos y la modernización del transporte, así como el desarrollo de las energías renovables y el aumento de la eficiencia energética”.

Cabe destacar que el Perú tiene ventajas competitivas sobre otros países al contar con un gran potencial para invertir en energías renovables de bajo costo, lo que permitiría electrificar toda la economía, eliminando la contaminación por el consumo de combustibles fósiles. Junto a ello, el país cuenta con aproximadamente 70 millones de hectáreas de bosque como un potencial sumidero para neutralizar las emisiones.

Para más información, te invitamos a revisar y compartir la siguiente infografía.