En la actualidad el Internet es una herramienta muy útil, tanto niñas, niños como adolescentes acceden a sitios web, blogs, foros, redes sociales, entre otros, por la información que proporcionan y por permitir el contacto en tiempo real.  El internet y las redes sociales se han convertido en un espacio que posibilita el ejercicio de derechos de las niñas, niños y adolescentes.
 
En este sentido se toma en cuenta los contenidos de la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN) como norma internacional –compuesta por cuatro principios fundamentales: no discriminación; interés superior del niño; derecho a la vida, supervivencia y desarrollo; y participación–, las TIC son una herramienta que fomentan el derecho a dar opinión, la participación ciudadana y la libertad de expresión e información. 
 
Asimismo, la Observación general 25 del Comité sobre los Derechos del Niño, relativa a los derechos de los niños en relación con el entorno digital brinda un reconocimiento internacional expreso del ejercicio y protección de los derechos de las NNA en el mundo virtual y en el que todos los Estados que han suscrito la Convención tienen un compromiso en su cumplimiento.

Riesgos del internet

A pesar de las grandes ventajas que exhibe, la Internet también puede potenciar riesgos para la protección de las niñas, niños y adolescentes. 
 
En efecto, las múltiples formas de violencia hacia la niñez y adolescencia preexistentes a la era digital se han visto transformadas y, en algunos casos, incrementadas con la llegada de nuevas formas de comunicación que se derivan del uso de las TIC. 

El desarrollo de aplicaciones que usan la geo-localización, el uso indiscriminado de las redes sociales, el aumento de material de contenido no apropiado, entre otros, exponen a la niñez y adolescencia a una situación de mayor vulnerabilidad. 

Entre los principales riesgos que se pueden encontrar en el ciberespacio, haciéndolos vulnerables a la violencia, explotación u otras formas de afectación de sus derechos están[1]:

  • Exposición a material perturbante o potencialmente dañino en websites, foros online y blogs[2]. 
  • Incremento de imágenes de abuso sexual hacia niñas, niños y adolescentes, aumentando a su vez el daño para las víctimas, así como las ganancias de las empresas criminales. 
  • Desarrollo de redes de individuos cuyo principal interés radica en la violencia sexual, trata de personas y otras formas de explotación. 
  • Ciberacoso mediante correo electrónico, servicios de chat, páginas personales, mensajes de texto y otras formas de contenido electrónico. 
  • Contacto inapropiado con niños, niñas y adolescentes “grooming” o acoso por parte de adultos desconocidos. 
  • Exposición de las niñas, niños y adolescentes a la publicidad no solicitada o inapropiada para la edad, así como la presión en línea para hacer compras o pagar por los servicios; 
  • Uso excesivo de las TIC e Internet o 'adicción', que a menudo se traduce en la participación de niñas, niños y adolescentes en el juego o juegos con altos niveles de contenido violento, racista o sexista inapropiado para su edad. Las comunidades de juego en línea también pueden ser utilizadas por los pedófilos que buscan hacer contacto con las niñas y niños, o por matones, como plataforma para su comportamiento abusivo.
  • Otras formas de violencia y explotación se podrían considerar como nuevos fenómenos, como por ejemplo ordenar especialmente material de abuso sexual infantil, contenido auto generado por los niños que incluyen desnudos de ellos mismos que es enviado a otros (sexting); abuso sexual en vivo, generalmente a través de streaming (retransmisión en directo​).


A continuación una breve descripción de estos fenómenos sociales: 

Ciberacoso (cyberbullying), que afecta los derechos a la honra y a la reputación –artículos 13 y 16 de la CDN–. De acuerdo a Smith y otros (2008) este es un tipo de acoso constante que se expresa con el hostigamiento, persecución, denigración, violación de intimidad, exclusión y suplantación de identidad mediante Internet u otros medios electrónicos, por un grupo o un individuo contra una persona que no se puede defender[3]. 
 
Sexting, el cual no es un problema de seguridad en sí mismo, sino una práctica de riesgo, que consiste en el envío de contenidos de tipo sexual –principalmente fotografías o vídeos producidos generalmente por el propio remitente— a otras personas a través de sus dispositivos móviles.  El riesgo está en que, una vez enviados, estos contenidos pueden ser utilizados de forma perjudicial al ser distribuidos con personas que no eran sus destinatarios. Al tratarse de contenidos íntimos, su difusión supone una pérdida de privacidad, por lo que se produce un agravio en la reputación y derechos de la víctima.
 
Grooming, se presenta cuando un adulto se pone en contacto con un niño, niña o adolescente con el fin de ganarse poco a poco su confianza para luego involucrarlo, la mayoría de veces, en una actividad sexual. Esta práctica tiene diferentes niveles de interacción y peligro, desde hablar de sexo y conseguir material íntimo, hasta llegar a mantener un encuentro sexual. En el proceso se produce un vínculo de confianza entre la víctima y el acosador que generalmente se hace pasar por una persona de la misma edad, con los mismos gustos e intereses.
 
Sextorsion, es una modalidad de explotación sexual en línea en la que se extorsiona a un adulto o a una niña, niño o adolescente bajo la amenaza de publicar sus imágenes u otros contenidos sexuales sin su consentimiento. Ese material puede haberse autoproducido a través del sexting para algún novio/a o amigo/a. En esos casos se suelen usar webcams o cámaras digitales o celulares para generar las imágenes. Los destinatarios originales de esas imágenes o terceras personas que se hacen con ellas por reenvíos indiscretos o mediante descuidos o robo de las mismas, las utilizan para chantajear a la persona que aparece en ellas. El chantaje consiste en la exigencia de dinero, más imágenes o incluso relaciones sexuales, bajo la amenaza de hacer públicas dichas fotos o vídeos o de remitírselas a ciertas personas (padres o pareja, p.ej.).
 
Otros peligros que se presentan en el internet: 
 
La explotación sexual de niñas, niños y adolescentes en línea son los actos de naturaleza sexual cometidos contra una niña, niño o adolescente que tiene en algún momento una conexión con el entorno virtual. Incluye cualquier uso de las TIC, a través de las cuales se facilita o se obtiene la explotación[4]. El Internet es un medio a través del cual se comercializa la pornografía infantil y se promueve el comercio sexual, mostrándose imágenes grabadas de niñas y niños víctimas de abuso y explotación sexual.
 
Trata de niñas, niños y adolescentes tiene como propósito la explotación de sus víctimas, en este caso personas menores de 18 años de edad, las que son captadas, incluso a través de los medios tecnológicos, para luego ser trasladadas, retenidas y finalmente explotadas. 
 
Situación actual
 
Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática en el primer trimestre de 2021, el 94,8% de los hogares del país tienen al menos una Tecnología de Información y Comunicación, mientras que en similar trimestre de 2020, en el 94,9% de hogares había al menos una TIC.

Según nivel de educación del jefe de hogar, el acceso a las TIC en los hogares cuyo jefe cuenta con educación secundaria o más nivel presenta una cobertura casi total. Al comparar los resultados del trimestre enero-febrero-marzo 2021 respecto a similar periodo del año anterior se aprecia que el acceso a las TIC en los hogares cuyos jefes cuentan con nivel de educación secundaria se incrementó en 0,9 punto porcentual.

Por otro lado, el acceso a las TIC en los hogares cuyos jefes cuentan con  educación primaria o menor nivel disminuyó en 1,2 puntos porcentuales, mientras que los hogares con jefes que  lograron superior universitaria y no universitaria, no muestran cambios significativos, al mantenerse en los mismos niveles de similar trimestre del año 2020.
Internet es utilizado más por hombres que mujeres El 69,2% de hombres hacen uso de Internet, mientras que el 64,4% de las mujeres accede a este servicio, existiendo una brecha de género de 4,8 puntos porcentuales a favor de los hombres.
El 78,7% de los adolescentes de 12 a 18 años y el 51,4% de los niños de 6 a 11 años también acceden a Internet a través de teléfonos celulares. 
 
Objetivo 

Informar, a niñas, niños y adolescentes, y a padres de familia y tutores, para que identifiquen los peligros que existen en internet, y adquieran recursos y habilidades que les permita prevenirlos y protegerse. 

 
Ejes de trabajo
(Ver gráfico)
 
Aliados
(Ver gráfico)
____________
[1] UN (2014) Releasing children’s potential and minimizing risks. ICTs, the Internet and Violence against Children. Office of the UN Special Representative of the Secretary-General on Violence against Children.
[2] Perturbante: Inmutar, trastornar el orden y concierto o la quietud y el sosiego de algo o alguien. Potencialmente dañino: que puede suceder, expresa posibilidad de un daño. Contenido violento: A toda imagen y/o audio u otro material digital similar que contenga manifestaciones del uso de la fuerza y poder para someter, dominar, limitar o doblegar la voluntad de otra persona, a través del condicionamiento emocional, físico, sexual, económico, cultural, social, entre otros. 
[3] Smith, P. y otros (2008), “Cyberbullying: its nature and impact in secondary school pupils”, Journal of Child Psychology and Psychiatry, vol. 49, Nº 4. 
[4] Guía de Detección y Derivación de Víctimas de ESNNA. 2da., edición a cargo de la Subcomisión del Resultado Esperado 14 “Las y los adolescentes no son objeto de explotación sexual” del Plan Nacional de Acción por la Infancia y Adolescencia. Año 2019. Pág. 25. 

Videos

Otros videos

Importante

Instituciones de ayuda

Si usted conoce de un caso o presume que ha sido víctima de un delito informático, no dude en llamar gratis al 1818 o al teléfono (01) 431-8898. Asimismo, usted puede acudir directamente a la oficina de la Divindat en el piso 9 de la av. España N. ° 323, Cercado de Lima.

También puede contactarse con la Línea 100 o el Chat 100 del MIMP.