Migraciones firma memorando de entendimiento con giz

Nota de Prensa
Se implementará el carné de extranjería digital

14 de diciembre de 2020 - 11:35 a. m.

La Superintendencia Nacional de Migraciones – MIGRACIONES y Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit – GIZ, suscribieron un memorando de entendimiento interinstitucional, con el objetivo de realizar acciones conjuntas para la regularización de la calidad migratoria de la población migrante y refugiada de nacionalidad venezolana que se encuentren en situación de vulnerabilidad.

El acuerdo fue suscrito por la Superintendente Nacional de Migraciones, Roxana Del Águila Tuesta, y el Encargado de la Ejecución del Programa SI Frontera Perú – GIZ, José Antonio Encinas, en la sala de Nacionalidad Peruana de MIGRACIONES.
La GIZ, en el marco del “Programa de apoyo para mitigar los impactos de los flujos de refugiados y migrantes venezolanos, iniciativa Extraordinaria SI FRONTERA Perú”, cofinanciado por la Unión Europea y la Cooperación, tiene como objetivo mejorar el entorno de protección e integración de la población refugiada y migrante venezolana por medio del perfeccionamiento del registro y la documentación.

De igual manera, busca su integración social y económica, medidas de protección y prevención, así como disposiciones para combatir la xenofobia y discriminación fomentando la coexistencia pacífica.

En tanto, MIGRACIONES, en el marco de su funciones y competencias, desarrollará e implementará el “carné de extranjería digital”, fomentará actividades de información, capacitación y sensibilización con la población, líderes y autoridades locales; sobre los derechos de los migrantes, su vulnerabilidad y la importancia de la regularización de los niños, niñas y adolescentes, y mujeres víctimas de violencia.

Asimismo, realizará asesorías y absolución de consultas a través de las llamadas telefónicas y/o medios virtuales a los ciudadanos extranjeros sobre requisitos, procedimientos y otros.

El acuerdo se enfocará en familias cuyos niños, niñas y adolescentes se encuentren en riesgo de desprotección; familias en extrema pobreza y víctimas de violencia basada en género.

Ambas instituciones también se comprometen a intercambiar información relativa a las actividades en un clima de respeto y colaboración.