S&P ratifica las calificaciones de deuda de largo plazo de Perú en BBB+ / A- con perspectiva estable

Nota de Prensa

OFICINA DE COMUNICACIONES

4 de mayo de 2020 - 7:51 p. m.

El día de hoy, S&P Global Ratings ratificó las calificaciones a largo plazo de riesgo crediticio soberano de la República del Perú, en 'BBB+' en moneda extranjera y 'A-' en moneda local. Asimismo, también ratificó la perspectiva estable de ambas calificaciones.

“La noticia de S&P, confirma a la República del Perú como el único país entre sus pares de similar calificación crediticia de la región, que recibe la ratificación de su calificación de riesgo crediticio y perspectiva estable, en un contexto de crisis global y revisiones en las calificaciones crediticias asociados a la pandemia del COVID-19”; explicó la ministra María Antonieta Alva.

Los sólidos fundamentos macroeconómicos y las políticas de estímulo para mitigar el impacto del COVID-19 en la economía respaldarían la solvencia crediticia de la República del Perú.

“La decisión de S&P es una muestra de confianza a nuestra solvencia crediticia basada en nuestros sólidos fundamentos macroeconómicos, y en nuestras políticas de estímulo para mitigar el impacto de la pandemia del COVID 19 en la economía”; manifestó la ministra María Antonieta Alva.

S&P manifiesta que la respuesta rápida y proactiva de las autoridades para contener los impactos sanitarios y económicos de la pandemia, en comparación con otros países de la región, ha sido bien considerada a nivel local, regional y global.

La perspectiva estable refleja la opinión de S&P de que (i) la baja deuda pública de Perú, (ii) la disponibilidad de activos líquidos, (iii) las reservas internacionales sólidas y (iv) el acceso a diferentes fuentes de financiamiento, mitigarán los riesgos macroeconómicos a la baja derivados de la pandemia de COVID-19.

S&P asume que el déficit fiscal se desviará transitoriamente en 2020 y permanecerá estable en los años siguientes. También se espera una amplia continuidad en las políticas económicas y fiscales después de las elecciones generales de abril de 2021.

Según S&P, las medidas adoptadas por las autoridades peruanas deberían ayudar a estabilizar la economía y abordar los costos sociales y de salud inmediatos asociados con el COVID-19, dado que el país tiene suficiente margen fiscal para enfrentar la pandemia. Asimismo, los activos líquidos de Perú y el acceso a diferentes fuentes de financiamiento, junto con nuestra expectativa de un rápido repunte económico, debería amortiguar el impacto sobre la carga de la deuda del gobierno.

“En una coyuntura regional y global de disminuciones en las calificaciones crediticias y perspectivas negativas de varios soberanos, la decisión de S&P ratifica a la República del Perú como el activo libre de riesgo de Latinoamérica”; manifestó la ministra María Antonieta Alva.

Escenario positivo

S&P podría elevar las calificaciones de la República del Perú como resultado de una recuperación económica mucho más fuerte en los años 2021-2023 que llevaría al crecimiento per cápita de Perú a compararse favorablemente con sus pares del mismo nivel de desarrollo, sin deteriorar su perfil fiscal o externo.

También podría elevar las calificaciones si se observase una mayor previsibilidad en la formulación de políticas y la capacidad del gobierno para ejecutar el gasto de capital e implementar reformas que resulten en una mejora sostenida de las perspectivas de crecimiento de Perú en el mediano plazo.