El INPE y Policía Nacional desarrollan acciones para la captura de personas requisitoriadas que visitan penales

Nota de Prensa
Ambas instituciones tienen el compromiso de sumar esfuerzos para contribuir en la lucha contra la inseguridad ciudadana.

27 de febrero de 2020 - 7:22 p. m.

NOTA DE PRENSA N°083-2020- INPE

Con el compromiso de sumar esfuerzos para contribuir en la lucha contra la inseguridad ciudadana, el Instituto Nacional Penitenciario y la Policía Nacional del Perú acordaron desarrollar una alianza estratégica para detectar e intervenir a las personas requisitoriadas que de manera indebida ingresan como visitas a los establecimientos penitenciarios del país.

El pasado 16 de enero de 2020, el Presidente del INPE César Cárdenas, y el Director Nacional de Investigación Criminal de la PNP General Max Iglesias, sostuvieron una reunión de trabajo donde acordaron diversas acciones conjuntas para que sus equipos operativos compartan información en tiempo real y de esta manera pueda intervenirse a las personas que intentan ingresar a los penales a pesar de contar con requisitorias vigentes.

Esta labor que se ha implementado desde febrero del presente año, ha permitido hasta el momento que la Policía Nacional intervenga a tres (3) personas que tenían órdenes judiciales de captura, una en el Penal Castro Castro y recientemente, dos en el Penal de Lurigancho: Lucinda Espinoza Silva, requerida por el 17° Juzgado Penal de Lima por el delito de hurto agravado; y Jeymi Patricia Supa Huamaní, solicitada por la Segunda Sala Penal Liquidadora del Cono Norte por el delito de hurto agravado.

De acuerdo con la información de la Policía Nacional, dichas visitas tenían la intención de ingresar celulares y chips a internos recluidos en dichos recintos carcelarios, así como proveerles de información sobre potenciales víctimas de extorsión. 

Las personas detenidas fueron puestas a disposición de la División de Requisitorias de la Policía Nacional, para posteriormente ser conducidas a los órganos judiciales quienes dispondrán las medidas correspondientes.

Esta modalidad de trabajo interinstitucional se seguirá desarrollando en los penales de Lurigancho, Castro Castro, Ancón I y Chorrillos, y se ampliará de manera inopinada y progresiva a diferentes establecimientos a nivel nacional para de esta manera aminorar la comisión de hechos ilícitos.