Voluntariado, vocación que cambia vidas

Desde hace muchos años, cientos de hombres y mujeres de distintas edades, profesiones y condiciones, han compartido su tiempo y conocimientos con las poblaciones vulnerables que atiende el INABIF tanto en Lima como provincias.
 
Mediante su servicio desinteresado y gran corazón, este grupo de personas contribuye a la misión del INABIF para mejorar la calidad de vida y llevar alegría a cientos de niñas, niños y adolescentes, regalándoles con su compromiso un hermoso amanecer.
 
Lo hemos visto en la sonrisa dulce de las personas adultas mayores que han compartido el brazo fuerte y generoso de muchos jóvenes. Sin saberlo, ambos se han ayudado, uniendo mágicamente la experiencia de los años junto a los sueños y vehemencia de las nuevas generaciones.
 
En estos tiempos de pandemia, el Voluntariado no se ha detenido, se ha transformado y convertido en un servicio no presencial, a distancia, pero igual de emotivo y esperanzador.
 
Por ello, mediante este espacio virtual denominado “Voluntariado, vocación que cambia vidas”, compartiremos – a manera de reconocimiento – los testimonios de estas voluntarias y voluntarios, que con su pasión y vocación dejan una huella importante en el alma de quienes disfrutan su apoyo.