Especialistas de IMARPE registran varamiento de cría de cachalote en playa Santa Rosa, Punta Negra

Nota de Prensa

22 de agosto de 2019 - 8:00 p. m.

Especialistas en depredadores superiores del Instituto del Mar del Perú- IMARPE, registraron, el 20 de agosto, el varamiento de una cría de cachalote hembra de 5.9 m de largo, en la playa Santa Rosa, la cual, tras varar hasta en tres ocasiones, finalmente murió a consecuencia de una severa hemorragia intestinal de origen no determinado que le causó un shock hipovolémico, de acuerdo a la necropsia realizada por los referidos profesionales.

Tras el aviso de la policía del distrito de San Bartolo al Imarpe, del varamiento de una ballena viva en la playa Norte del distrito, especialistas de la Oficina de Investigaciones en Depredadores Superiores acudieron a la zona indicada para evaluar al caso. A partir de los videos enviados se pudo observar que el animal estaba sangrando. Entretanto, personal de salvataje de la Policía Nacional, de la Capitanía de Puerto y lugareños realizaban maniobras para devolver al ejemplar al mar dirigidos por una ONG local (según comunicación del personal de salvataje); además se supo que esta organización estuvo indebidamente, manipulando y administrando sustancias al animal.

Cuando el personal de Imarpe llegó a la zona indicada, el animal había sido remolcado hacia aguas más profundas, aprox. 300 m. frente a punta Peñascal en San Bartolo. Por ello se tuvo que hacer un rápido análisis de la dirección de las corrientes marinas y se previó que volvería a varar en alguna playa hacia el norte, por lo que el equipo se dirigió a la playa Santa Rosa en Punta Negra, donde fue hallado agonizando en la rompiente (12° 22’ 50.3’’S - 76° 47’ 20.0’’W) con signos de una severa hemorragia interna. Se observó un área aproximada de 20 m2 alrededor del ejemplar teñido de sangre, verificando que se trataba de una cría de cachalote hembra de 5.9 m de largo, a la cual aún no le brotaban los dientes.

Una vez que la cría murió (aproximadamente a las 16:30 h), la municipalidad de Punta Negra colaboró con maquinaria pesada para remolcar al cachalote fuera de la línea de marea para facilitar las labores de necropsia, la cual fue posible gracias al apoyo de los pobladores, quienes brindaron reflectores y los miembros de la unidad de salvataje de la Policía Nacional, que resguardó al personal de Imarpe hasta culminar con la tarea que se prolongó hasta las 20:00 hrs.

Hallazgos de la necropsia

Al examen externo el cachalote tenía laceraciones menores debidas a la fricción del sustrato rocoso sobre la piel durante el tiempo que estuvo en la zona de la rompiente de las olas, las tres veces que varó. Solo se observó una laceración menor reciente en el pedúnculo caudal por donde se asume que se colocaron los cabos para remolcarla mar adentro, siendo una maniobra incorrecta, ya que los cetáceos nunca deben ser jalados de la cola para devolverlos al mar por que se pueden dislocar las vértebras. No se observaron marcas de redes en el ejemplar. La mucosa oral se encontraba totalmente pálida, lo cual apoyaba la teoría de una masiva pérdida de sangre.

Los principales hallazgos del examen interno fueron serosas (membranas que cubren los órganos) del hígado, bazo, riñones e intestino, las cuales se encontraban cianóticas, es decir, pálidas sin flujo sanguíneo. Asimismo, se observó torsión intestinal, lo cual se debería al efecto de las olas sobre el animal moribundo en la rompiente. Al corte, la masa muscular del pedúnculo se encontraba hemorrágica; los pulmones tenían burbujas (mezcla de aire con agua) lo cual evidencia que el animal aspiró agua de mar. La mucosa de la vejiga tenía pequeños focos hemorrágicos. El contenido estomacal fue líquido, al parecer agua de mar aparentemente sin rastros de alimento; la mucosa tenía focos hemorrágicos localizados. El intestino delgado, al corte, estaba teñido de bilis en toda su extensión, lo cual indicaría inanición o falta de ingesta de alimento. Se observó una severa hemorragia generalizada en el intestino grueso y una hemorragia difusa profusa en el bazo.

Asimismo, no se encontraron signos de colisión con embarcaciones, ya que no se observaron hematomas en músculo, grasa subcutánea o huesos fracturados.

Cabe indicar, que se colectaron muestras de diversos órganos para análisis histopatológicos y algunas muestras para el descarte de agentes patógenos, los cuales serán analizadas en la Facultad de Medicina Veterinaria de la UNMSM con el fin de corroborar los hallazgos de la necropsia.

Posible causa de muerte

Al parecer el individuo murió debido a una severa hemorragia intestinal de origen no determinado que causó un shock hipovolémico, que es la pérdida grave de sangre produciendo que el corazón sea incapaz de bombear suficiente sangre al cuerpo; en consecuencia, al no poder respirar adecuadamente, aspiró agua de mar que provocó su ahogamiento.

Asimismo, es posible que la cría lactante no habría estado recibiendo alimento por separación o abandono de la madre; generando condiciones de inanición que habrían afectado su respuesta inmunológica frente a cualquier agente infeccioso en el tracto digestivo.

Por lo general, las madres dan de lactar a sus crías durante dos años; sin embargo, a pesar que las crías pueden comer alimentos sólidos antes del año, ellos pueden continuar lactando de manera intermitente hasta por ocho años.

¿A qué se debe que los cetáceos varen vivos?

Los cetáceos pueden varar vivos en las playas ya sea por causas naturales o provocadas por las actividades humanas.

Entre las causas naturales, se puede atribuir a muerte natural por vejez, enfermedades y patologías de diverso tipo tales como infecciones parasitarias en el sistema nervioso y en el oído que alteran los sentidos de orientación de los cetáceos; infecciones virales o bacterianas; huida de predadores; fuertes lazos de unión social en un grupo, que hacen que todos los miembros de una manada sigan a un solo individuo que está varándose intencional o accidentalmente; clima inusual o eventos oceanográficos; la desorientación causada por anomalías locales del campo magnético terrestre (por ejemplo, en proximidades de formaciones geológicas ricas en hierro), que posiblemente sea usado por los odontocetos para orientarse; desnutrición e inclusive abandono de crías, en especial por madres primerizas.

Por otro lado, puede ser producto de actividades humanas como heridas causadas por colisiones con embarcaciones, enmallamiento en redes o sogas, intoxicación por contaminantes del agua o por ingerir basura, en particular desechos de plásticos.

Dato importante

Cuando una ballena o delfín encallan en las playas, generalmente se encuentran enfermos, heridos o con problemas, por lo tanto, es necesario que sea evaluado por los especialistas antes de decidir regresarlo a aguas más profundas. Los cetáceos están adaptados a la vida acuática, en el caso de las ballenas, su propio peso fuera del agua comprime sus órganos y puede ocasionar daños internos irreversibles, ya que el agua ayuda a soportar su peso. Estos daños, aunque no sean visibles externamente, en algunos casos pueden provocar la muerte del animal luego de regresar a aguas más profundas, ya sea que retorne por sus propios medios o por haber sido rescatado de su varamiento con la intención de salvarlo.

Por otro lado, estos animales portan patógenos que pueden ser adquiridos por las personas, por esta razón es sumamente importante que los pobladores y público en general interactúen lo menos posible con ellos una vez que han varado, ya que ponen en riesgo su salud. Si este ejemplar murió a causa de un agente infeccioso, la posibilidad de contagio para las personas que lo manipularon es alta.

Sólo personal autorizado por PRODUCE, como Imarpe, pueden hacerse cargo de los cetáceos varados; de esta manera se busca evitar que otras iniciativas puedan conducir a poner en riesgo la seguridad y salud de las personas y del animal varado, y hacer más difícil la tarea de investigar las causas de la muerte de estos animales.

¿Qué hacer si encuentra un cetáceo varado vivo?

  • No acercarse al animal y mantenerse alejado de la cola, los agentes del orden deben acordonar el área para evitar poner en riesgo la salud de los pobladores.
  • Proteger al animal del ruido y las molestias innecesarias. Mantener a personas, perros y mascotas alejados.
  • Avisar a IMARPE (teléfono 012088650) o al Laboratorio Costero más cercano.
  • Mantener al animal mojado. Si es posible, cubrirlo con sábanas o toallas, rocíelo con agua. Es importante asegurarse que el orificio de respiración nunca esté cubierto y no vierta agua sobre él. Tratar de proporcionar sombra.
  • No intentar devolverlo al mar antes de que lleguen los especialistas. Quedarse con el animal y continuar brindando los primeros auxilios como se describe anteriormente hasta que puedan hacerse cargo.
  • Ninguna persona debe administrar sustancias o dar atención veterinaria a los animales varados, sin autorización del PRODUCE.

Finalmente el Instituto del Mar debe manifestar su agradecimiento a las autoridades del distrito de Punta Negra, y a los ciudadanos que brindaron todo tipo de apoyo para que los científicos logren cumplir este trabajo.