Cañete: varamiento de Zifio de Cuvier fue atendido por el Imarpe

Nota Informativa

6 de enero de 2021 - 9:36 a. m.

  • Es la segunda vez que se registra esta especie en el departamento de Lima desde 1986


Especialistas en depredadores Superiores del Instituto del Mar del Perú atendieron el sábado 2 de enero 2021, el varamiento de un Zifio de Cuvier (Zyphius cavirostris) en la playa La Joya ubicada en Asia, Cañete, cuya muerte no sería súbita de acuerdo con los indicios de la necropsia.


El equipo del Imarpe tras recibir la comunicación de una pobladora del distrito de Asia a través de la línea de atención de varamientos, se trasladó a la zona del suceso en donde monitoreó al cetáceo y tras no observar signos vitales como parpadeo, movimiento de las aletas y respiración a nivel torácico y del espiráculo, se procedió a realizar la necropsia correspondiente. El zifio habría permanecido aproximadamente 17 horas varado, desde el reporte hasta el arribo de los especialistas.

El ejemplar por sus características (dos surcos en forma de V, hocico corto, mandíbula que sobrepasa la maxila y la comisura de la boca curva hacia arriba) pertenece a la familia Ziphiidae. Fue identificado como una hembra adulta de 6.25 m. de longitud total, dato que fue confirmado por la ausencia de dientes en el extremo anterior de la mandíbula y por la presencia de surcos mamarios a los lados de la abertura genital.

A pesar de los esfuerzos y apoyo del personal de serenazgo y salvataje de la Municipalidad de Cañete y de la Asociación de Propietarios de Asia (APRILS) no se logró trasladar al mamífero fuera de la orilla, permaneciendo en la zona intermareal, lo cual permitió realizar una necropsia parcial, ya que con el paso de las horas el incremento del nivel del mar podría poner en riesgo la integridad física del personal.

Los investigadores del Imarpe hallaron marcas probablemente por la interacción con individuos de su especie y abundantes cicatrices en todo el cuerpo, sobre todo en la zona posterior del tronco, las cuales son causadas generalmente por la mordida de tiburones que pertenecerían al género Isistus, según estudios realizados en el hemisferio norte. No encontraron signos de interacción con actividad pesquera, cortes o traumas por colisión. 

El animal presentaba una moderada condición corporal y estaba gestando un feto de 38.8 cm de longitud total y de sexo macho. A nivel estomacal, presentó dos picos grandes probablemente de calamar gigante (Dosidicus gigas). Mostraba evidencia de no haberse alimentado recientemente. Se encontraron parásitos planos (platelmintos) y redondos (nematodos) que fueron colectados para su posterior identificación.

A nivel circulatorio se observaron algunos vasos sanguíneos arteriales incrementados de tamaño y grosor por probable arteritis crónica. Solo se pudo analizar el pulmón izquierdo, el cual se encontraba dilatado (enfisema generalizado). Los órganos presentaron burbujas al corte, por probable acumulación de gases. 

 El material gráfico de la necropsia fue compartido con el patólogo veterinario, Dr. Antonio Fernández del Instituto Universitario de Sanidad Animal de la Universidad de Las Palmas, España. El experto en el tema indicó que este tipo de hallazgos a nivel circulatorio y pulmonar suelen observarse en necropsias de zifios. Mencionó que la presencia de burbujas en los órganos es común en ejemplares que realizan inmersiones a grandes profundidades como es el caso de esta especie y en ocasiones se puede confundir con el síndrome de descompresión, no siendo este el caso.


Finalmente, de acuerdo con los indicios obtenidos por los investigadores del Imarpe especialmente a nivel gástrico y la ausencia de lesiones por interacción con actividades pesqueras o depredadores, su muerte podría atribuirse a un proceso crónico. Se colectaron muestras para análisis complementarios que puedan acercarnos a una posible causa de muerte u otros hallazgos relevantes.

Es de destacar, que gran parte de la información obtenida de esta especie, poco conocida en el mundo, es por varamientos, debido a la dificultad de identificación a bordo de embarcaciones de investigación científica, por lo que exhortamos a la ciudadanía a reportarlos inmediatamente al Imarpe, organismo técnico especializado del PRODUCE y entidad competente en atención de estos eventos.
 
Dato
El Zifio de Couvier presenta una distribución cosmopolita en todos los océanos, teniendo como límite norte en el Pacífico Este los 43° - 45°N (Oregon, EE.UU) y el sur de Chile, no se registra en aguas polares. Habita aguas oceánicas profundas, generalmente en el talud continental con gradientes de profundidad pronunciada, en donde consigue su alimento, pudiendo realizar inmersiones hasta los 3500 metros. Alcanza una longitud máxima de 7 m y 3,000 kg de peso, al nacer miden 2.7 m y pesan entre 250 y 300 Kg, pudiendo llegar hasta los 60 años de edad.
 
En Perú existen pocos registros de esta especie (Paita, Piura; Pucusana, Lima; Pisco y Marcona, Ica y Lomas, Arequipa). Cabe agregar, que es la segunda vez sucede en el departamento de Lima desde 1986. Para el Imarpe es el segundo ejemplar registrado, el primero fue el 4 de febrero del 2012 en Pisco. Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza esta especie se encontraría en preocupación menor.