Columna de Opinión: El Colca y las partículas fantasma

Nota Informativa
Por Nobar Baella, investigador científico del IGP
Columna de Opinión: El Colca y las partículas fantasma

Fotos: IGP

Unidad Funcional de Comunicaciones

15 de noviembre de 2022 - 2:18 p. m.

Mientras usted lee esta columna, su cuerpo está siendo atravesado por una gran cantidad de “partículas fantasma” conocidas con el nombre de neutrinos. Se estará preguntando: ¿qué son los neutrinos?, ¿son peligrosos?, ¿por qué se les denominan partículas fantasma?

Los neutrinos son partículas que poseen una pequeña, pero muy pequeña masa y no tienen carga eléctrica. Son partículas neutras. Por esto último, se diferencian mucho de un electrón y un protón que sí poseen carga eléctrica. El nombre neutrino fue acuñado por el gran físico italiano Enrico Fermi como una forma de decir “el pequeño neutrón”. Ahora bien, ¡calma!, los neutrinos no son peligrosos para un ser humano dada su muy baja probabilidad de interactuar con la materia.

Por las características anteriores y, en particular, por ser de muy difícil detección, estas partículas son conocidas también como partículas fantasma. 

Existen tres tipos de neutrinos o, tal como dicen los científicos, vienen en tres sabores. Lo más interesante es que pueden cambiar de sabor mientras viajan normalmente a velocidades cercanas a la de la luz.

A pesar de ser muy escurridizos, los científicos han ideado experimentos ingeniosos para poder detectarlos. Uno de esos experimentos es el IceCube, situado en la Antártida, el cual es uno de los más importantes detectores de neutrinos en el mundo. Por ejemplo, dicho observatorio reportó este año haber identificado una fuente de neutrinos de alta energía provenientes del centro de una galaxia situada a más de 40 millones de años luz de nosotros.

El estudio de los neutrinos puede revelarnos información clave del universo en el cual vivimos. Además, podríamos saber los principales mecanismos que los generan. En nuestro país, se está proyectando construir en el valle del Colca un observatorio de neutrinos. La profundidad y particular geometría del valle han sido claves para que sea elegido como lugar de instalación de dicho observatorio. 

Si usted pensó que la luz y las demás ondas electromagnéticas son las únicas manifestaciones cercanas de la naturaleza a las cuales estamos expuestos todos los días, bueno, está equivocado. Además de ellas, los neutrinos son parte importante de nuestro entorno, dado que todos los días venimos siendo, literalmente, atravesados por ellos. 

Así, muy pronto, desde el valle del Colca, se intentarán develar cada uno de los misterios que ocultan una de las partículas más escurridizas de la naturaleza: los neutrinos. IGP: «Ciencia para protegernos, Ciencia para avanzar».

*Columna de opinión publicada en el diario Correo Arequipa*