Gas de Camisea: masificar primero antes que renegociar

Nota de Prensa
PROYECTO EN ESPERA. Gasoducto del Norte será clave para la planta de Kepashiato (La Convención). Esta permitiría comprar balones de gas baratos.

12 de octubre de 2021 - 12:55 p. m.

Un balón de gas en Malvinas cuesta S/100. Suena injusto en el territorio donde se extrae el recurso ¿Cuál es la alternativa? El Estado, debe desarrollar infraestructura para beneficiar a los peruanos con el combustible barato.

El gas de Camisea se explota hace 17 años. Parte del recurso sirve para generar energía eléctrica. Sin embargo, lo ideal es masificar su uso en conexiones domiciliaras en las principales ciudades del país.

El anterior premier, Guido Bellido, planteó renegociar el contrato con Camisea, consorcio de empresas a cargo de la explotación y operación de los yacimientos gasíferos. Según Bellido, eso beneficiaría al país en recaudación y ampliar la cobertura.

¿Es factible que más peruanos tengan gas barato en casa y paguen menos?. Todos coinciden que sí. Pero una renegociación no parece una tarea inmediata. Varios especialistas piden primero desarrollar infraestructura para trasladar el gas a las ciudades desde la selva de Camisea.

Actualmente, hay un solo ducto que llega a la costa desde el centro. De ahí se cubre lo que se puede transportando el combustible en camiones.

Según el gerente regional de Energía y Minas e Hidrocarburos del Gobierno Regional del Cusco, Iván Prado, el Estado no avanzó en proyectos de masificación en Cusco y el sur peruano. En la región imperial solo funcionan dos gasocentros que abastecen a 600 vehículos reconvertidos a gas natural. Este tiene un costo menor que el combustible líquido (gasolina y petróleo).

Gasoducto Sur Peruano
El Gasoducto Sur Peruano era uno de los proyectos para trasladar el gas a las ciudades del sur: Cusco, Puno, Arequipa, Moquegua, etc. La obra está paralizada desde el 2017 por el escándalo Lava Jato. El gobierno actual no dio luz para reactivarlo pese a un avance de casi 40%.

Prado recuerda que el gasoducto tendrá uso industrial. Abastecerá dos centrales termoeléctricas en Ilo (Moquegua) y en Arequipa. En Cusco, apenas a la empresa Cachimayo que fabrica fertilizantes. No obstante, se propuso que abastezca a las estaciones del GNV que existe en San Jerónimo y San Sebastián. Ahí se regasificaría para distribuirlo a los domicilios.

Kepashiato
Pero, no es único proyecto. Está también la planta de fraccionamiento de líquidos de gas natural (LNG) de Kepashiato en la provincia de La Convención. Dicha planta fabricaría 3.000 barriles de Gas Licuado de Petróleo (GLP) a diario. Se abastecería con una conexión del gasoducto del centro. Ya existe el estudio de perfil desarrollado por el Consorcio Itansuca.

Según el gerente de Energía y Minas e Hidrocarburos, la ejecución del proyecto será costeado de forma tripartita entre el Gobierno Regional del Cusco, la Mancomunidad Amazónica y el Ministerio de Energía y Minas. Al momento se tiene el perfil y en junio del presente año la región encargó a la empresa Inspectra S.A. el expediente técnico. La inversión asciende a S/ 150 millones. “Nuestra idea es que en setiembre del próximo año se deje firmado el contrato y en los próximos años se desarrolle el proyecto”, dijo Prado.

Cada balón de GLP podría valer S/ 25. El mercado sería, Cusco, Apurímac y Madre de Dios. Representaría un ahorro enorme para las familias cusqueñas, sobre todo para las que viven alrededor de Camisea, que pagan entre S/ 60 y S/ 100 por un balón. El precio se eleva por el transporte. El producto llega desde la planta de fraccionamiento de Pisco (Lima).

La consejera regional de La Convención, María Regina Becerra, indicó que una comisión del Consejo Regional del Cusco ya inició coordinaciones para que las autoridades de Kepashiato faciliten un terreno para la planta.

Este proyecto sí demanda una negociación con el Consorcio Camisea. Necesitan conectarse al ducto principal y trasladar mediante un ramal los líquidos a Kepashiato.

La negociación con Camisea debe darse para obtener materia prima accesible que incida en un balón de gas barato. La planta se proyecta para el 2024.

Otro proyecto trunco de masificación de gas es Siete Regiones. Este contempla distribuir gas natural en 14 ciudades para domicilios e industrias. La concesión no ha despertado interés del sector privado. Según Prado, la licitación impulsada por el MEM y ProInversión fue declarada desierta en julio del presente año debido a que los tres postores, entre ellas Cálidda no presentaron sus ofertas. Hoy, el MEM ha reformulado el proyecto para pasar de 25 mil conexiones a 100 mil para Cusco y de esa forma incrementar de 1.4 millones de conexiones domiciliarias a nivel del país a por los menos 4 millones con las demás regiones que están consideradas en el proyecto. Aún la licitación no se lanzó.

Negociar líquidos baratos
El gobernador regional del Cusco, Jean Paul Benavente, señaló que, si bien la responsabilidad de la masificación del gas es del Estado, la empresa privada también debe involucrarse en ello.

Esto en clara mención al Consorcio Camisea que debería dar la materia prima a precio cómodo a la planta de fraccionamiento de líquidos de Kepashiato.