En 30 años Foncodes financió 59 mil 664 obras en las comunidades más pobres del Perú

Nota de Prensa
Oportunidades para el desarrollo económico inclusivo

15 de agosto de 2021 - 4:00 p. m.

El Fondo de Cooperación para el Desarrollo Social – Foncodes, programa nacional del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social –Midis, este domingo 15 de agosto cumple 30 años de vida institucional llevando la presencia del Estado a las zonas más recónditas del Perú, traducido en 59 mil 664 obras de infraestructura social, económica y productiva (1991 al 2011) y desarrollo de capacidades productivas y emprendimientos rurales inclusivos (desde el 2011 a la fecha) en costa, sierra y selva.
 
En el año 1991, los países de Latinoamérica afectados por la deuda externa, déficit fiscal, volatilidad inflacionaria y alto nivel de desempleo, buscaban una salida a la crisis económica. En el Perú se creó el Fondo Nacional de Compensación y Desarrollo Social -Foncodes, institución pública que se encargaría de promover la lucha contra la pobreza en el ámbito rural para mitigar los impactos de las drásticas reformas económicas iniciadas en el Perú.
 
Desde entonces han transcurrido 30 años. Cuando el 15 de agosto de 1991 se funda esta institución pública, quizás nadie imaginó que escribiría tantas historias exitosas en la lucha contra la pobreza en el mundo rural. Historias relacionadas al acceso a servicios básicos y a oportunidades sociales y económicas para mejorar la calidad de vida de miles de peruanos.
 
En estas tres décadas, ya sea como institución de la Presidencia del Consejo de Ministros, del ex Ministerio de la Presidencia, del Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social, y hoy del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social, Foncodes asumió los desafíos de la política social del Estado peruano para construir oportunidades de desarrollo inclusivo y enfrentar la pobreza y pobreza extrema con participación ciudadana.
 
Todos sus proyectos han sido implementados y desarrollados mediante Núcleos Ejecutores, modelo de gestión participativa liderado por los propios usuarios, a los que se sumaron gobiernos locales distritales y provinciales, intervención que ha demostrado eficacia y eficiencia en el uso de fondos públicos, así como transparencia, vigilancia social, control ciudadano y rendición de cuentas.
 
Como parte de su evolución, en el año 2004 cambió de nombre, pasó de llamarse Fondo de Compensación para el Desarrollo Social a Fondo de Cooperación para el Desarrollo Social, pequeño pero significativo ajuste a su enfoque de intervención, pues incorporó a los gobiernos locales en la gestión de los proyectos sociales. 
 
Infraestructura clave para el desarrollo rural
El puente colgante Chiarani, de 120 metros de largo levantado sobre el río Pucará en la provincia de Lampa (Puno), en temporada de lluvias evita exponer la vida de más de mil habitantes de las comunidades de Cata, Pichacani, Jupari y Lavadero, y permite la interconexión con poblados aledaños. Agiliza el intercambio comercial con Juliaca y Cusco.
 
El colegio secundario del distrito de Llauta, en Lucanas, Ayacucho, forjó los sueños de adolescentes y jóvenes, y les brindó oportunidades de un futuro mejor.
 
La posta médica de Lechugal, distrito de Papayal, en Zarumilla, Tumbes, protegió y protege la vida y la salud de pobladores de comunidades aledañas como La Coja, Quiñones y Pueblo Nuevo.
 
El reservorio y canal de riego del distrito de Viques, en la provincia de Huancayo, en Junín, permite que más de 300 familias desarrollen actividades agropecuarias para su seguridad alimentaria y el incremento de sus ingresos con la venta de los excedentes de su producción en los mercados locales.
 
Los 2.3 kilómetros de camino vecinal del distrito de Comina, en la provincia de Moho, en Puno, por donde transitan cerca de 300 familias rurales; y los 6.4 kilómetros de camino vecinal en el sector Jilahuata y San Fernando, en el distrito de San Juan de Salinas, en Azángaro; facilitan el desplazamiento de 1,200 habilitantes, contribuyendo al dinamismo de actividades productivas y a la integración social.
 
Los más de 4 kilómetros de veredas peatonales que une las localidades de Centro Arenal, Independencia, El Milagro y Astoria, en el distrito de Punchana, provincia loretana de Maynas, ha reducido el tiempo de caminata de 3 horas a 30 minutos en medio de vegetación de la selva amazónica.
 
Así como en estos casos, en todo el Perú, Foncodes tiene un universo de 59 mil 664 obras de saneamiento, sistemas de riego, infraestructura educativa, infraestructura de salud, electrificación rural, puentes, caminos, veredas, y en los últimos años proyectos productivos y otros. Todo ello, con una inversión acumulada de S/ 7 mil 941 millones.
 
Rediseño institucional
En el 2011, como programa del Midis se le asigna a Foncodes el rol de generar oportunidades económicas para la población rural en ámbitos focalizados. Fue así que, a partir del 2012 Foncodes con Haku Wiñay (en la sierra) y Noa Jayatai (en la selva) inicia su intervención con proyectos productivos en comunidades rurales en base a cuatro componentes articulados entre sí: fortalecimiento del sistema de producción familiar rural, mejora de la vivienda saludable, promoción de negocios rurales inclusivos, y fomento de capacidades financieras. 
 
A la fecha, Haku Wiñay/Noa Jayatai ha trabajado con 323 mil 295 hogares de 20 mil 202 centros poblados de 581 distritos en 148 provincias de 23 departamentos, con una inversión de S/1,604.1 millones.
 
El Estado peruano ha tomado a Haku Wiñay/Noa Jayatai de Foncodes como modelo para contener y mitigar el impacto de la pandemia del Covid-19 en los hogares rurales, y generar resiliencia ante la emergencia sanitaria.
  
 Mediante el denominado Haku Wiñay “Express” promueve la seguridad alimentaria y hábitos saludables en 21 mil 100 hogares de 47 distritos de Amazonas, Áncash, Apurímac, Ayacucho, Cusco, Huánuco, Junín, La Libertad, Loreto, Pasco y Puno, con una inversión de S/ 80 millones. 
 
En el caso del departamento de Loreto, la intervención se denomina “Proyecto Noa Jayatai – Mujer Indígena”, y los Núcleos Ejecutores son dirigidos por mujeres nativas de los distritos de Mazán, Jeberos y Barranca, en las provincias de Maynas, Alto Amazonas y Datem del Marañón. Allí, con un presupuesto de S/ 4.6 millones se atiende a 1,200 familias.
 
Foncodes en el contexto de su labor como programa nacional adscrito al Midis, contribuye también al Plan de Cierre de Brechas para la población del ámbito petrolero del departamento de Loreto. Con S/ 9.9 millones amplía la cobertura de Haku Wiñay/Noa Jayatai para la construcción de embarcaderos y veredas peatonales.
 
Otros proyectos 
Foncodes a través del proyecto Mi Abrigo ha acondicionado viviendas rurales para reducir la vulnerabilidad de las personas frente a las heladas. Con un presupuesto de S/ 101.1 millones acondicionó 7,443 ‘casitas calientes en Áncash, Apurímac, Arequipa, Ayacucho, Cusco, Huancavelica, Huánuco, Junín, Moquegua, Pasco, Puno y Tacna en el marco del Plan Multisectorial contra Heladas y Friaje.
 
La intervención de Foncodes con “Agua Más”, ha contribuido a reducir el déficit cualitativo de infraestructura y el incremento del acceso al agua segura de poblaciones en situación de pobreza y pobreza extrema, reduciendo la incidencia de la anemia y desnutrición, y mejorando la calidad de vida en las áreas rurales.
 
Asimismo, en alianza con el Ministerio de la Producción, entre los años 2011-2021, con el programa Compras a MYPErú adquirió a las mype más de 18 millones de bienes como carpetas, calzado, chompas, buzos y uniformes escolares para el Ministerio de Educación; ropa hospitalaria para el Ministerio de Salud; calzado y uniformes para las Fuerzas Armadas y Policía Nacional del Perú, por un valor de más de S/ 1 mil millones, generando oportunidades de empleo temporal y promoviendo la formalización y la especialización de las mypes.
 
Lima, domingo 15 agosto de 2021
Unidad de Comunicación e Imagen