Nave espacial china Chang’e-5 recoge con éxito muestras de la Luna y se prepara para un retorno a la Tierra

Nota de Prensa

Mario Zegarra-Valles, Dirección de Astronomía y Ciencias Espaciales

4 de diciembre de 2020 - 11:00 a. m.

Chang’e-5 está cada vez más cerca de cumplir su objetivo de retornar de la Luna a nuestro planeta con muestras de rocas y regolito lunares.

La nave espacial china Chang’e-5 ha finalizado con éxito la recolección de muestras lunares y, en estos momentos, su módulo de ascenso ya se encuentra en órbita alrededor de la Luna, acercándose poco a poco al momento en el que tendrá que acoplarse con el orbitador, en una maniobra muy delicada que iniciará el traspaso de la carga y, a continuación, el regreso de la sonda espacial a la Tierra.

Chang’e-5 pudo documentar su aterrizaje sobre la superficie lunar y capturar múltiples fotografías, incluyendo algunas panorámicas, de la zona en la que tuvo lugar tal alunizaje. Una vez en el terreno, prestamente se dedicó a recolectar muestras y tomar datos con sus instrumentos. Tuvo a su disposición un espectrómetro, para analizar parte del material presente en el entorno, y así posteriormente determinar con precisión sus elementos químicos componentes. También, un analizador del gas liberado por el suelo lunar, lo mismo que un geo-radar orientado al estudio del espesor y de la estructura del regolito lunar in situ, apoyando asimismo el proceso de la perforación. Para la propia recolección de las muestras, el ingenio espacial estuvo equipado con un brazo robótico y equipo de perforación, una pala para juntar los especímenes y depósitos en donde ubicarlos separados unos de otros en muestras individuales posteriormente selladas. Ahora se espera que toda esta carga científica importante (unos dos kilogramos) sea trasladada al módulo de retorno, en órbita, que próximamente iniciaría su regreso a la Tierra.

Los científicos consideran que el material recolectado por Chang’e-5 tiene una edad de aproximadamente 1200 millones de años, con información contenida que nos permitiría entender mejor la evolución de la actividad volcánica ocurrida en la Luna. El material más superficial, como es de entender, ha sido sometido a lo largo de miles de millones de años a lo que se conoce como erosión espacial, debido a impactos meteóricos, viento solar y rayos cósmicos. Es más: “los análisis de las muestras lunares nos indican que el contenido dentro del suelo y de las rocas podrían ser convertidas en agua y oxígeno, lo cual será útil para sostener la operación de una base lunar y servir como combustible suplementario para el aterrizaje de vehículos”, expresó Pang Zhihao, un experto espacial de Beijing.

Los eventos relacionados con esta misión espacial, que toma su nombre de la diosa lunar de la mitología china, están sucediendo con rapidez, por lo que conviene estar muy atentos a las noticias procedentes de la agencia espacial del país oriental.

Referencias