Devida reporta 54 655 hectáreas de cultivos de hoja de coca en producción al 2019

Nota de Prensa
Los resultados del monitoreo oficial de superficie cultivada con arbusto de hoja de coca evidencian una desaceleración en el crecimiento pasando de 8.5% entre el 2017 y 2018, a un 1% entre 2018 y 2019

lundi 30 novembre 2020 19h40

Los resultados oficiales del monitoreo de superficie cultivada con arbusto de hoja de coca en producción 2018 -2019 demuestran que se mantiene la tendencia incremental, registrándose 54 134 ha en 2018 y 54 655 ha en 2019. No obstante, los resultados del monitoreo evidencian una desaceleración en el crecimiento pasando de 8.5% entre el 2017 y 2018, a un 1% entre 2018 y 2019. Cabe mencionar que alrededor de 9 079.78 ha se destinan al mercado lícito, con fines tradicionales o industriales. 
 
Ello fue informado hoy por la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida), que por primera vez ha liderado el esfuerzo intersectorial del Estado peruano, con especial participación de la Comisión Nacional de Investigación y Desarrollo Aeroespacial (Conida), para elaborar el monitoreo de superficie cultivada con arbusto de hoja de coca para los años 2018 y 2019. Asimismo, este proceso contó con el acompañamiento técnico y metodológico de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) y el apoyo de la Unión Europea (UE).
 
“Por primera vez, toda esta información del monitoreo que llega a un nivel de detalle de distrito será entregado a las instituciones para que diseñen sus intervenciones. Nunca antes se hizo esto”, señala el presidente ejecutivo de Devida, Fidel Pintado Pasapera. 
 
LAS CIFRAS 
El monitoreo de cultivos también evidencia que se ha reducido la superficie cultivada en 7 zonas cocaleras (Aguaytia, San Gabán, Caballococha, Huallaga, Alto Chicama, Callería, La Convención) y se ha mantenido estable en otras cuatro zonas (Marañón, Kosñipata, Inambari y Putumayo). 
 
En el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem), compuesto por 18 distritos de producción cocalera organizados en tres ámbitos de intervención, se registran variaciones en el crecimiento de hectáreas cultivadas pasando de 11.2% entre 2017 a 2018 a 7.9% entre 2018 y 2019. 
 
De modo especifico, en el sur del Vraem se observa una importante desaceleración pasando de 2,270 ha en 2018 a 1,947 en 2019, con un índice de decrecimiento de -14%. En cambio, en los ámbitos del centro y norte del Vraem se muestran incrementos en el número de hectáreas cultivadas. Así, en el ámbito Vraem Centro se registra una tasa de crecimiento anual de 9.8%, pasando de 17,871 ha en 2018 a 19,627 ha en 2019. En cambio, en el Vraem Norte la variación entre el número de hectáreas en el 2018 y 2019 es igual a 484 ha y con un porcentaje de crecimiento de 12.2%. 
 
La afectación en áreas naturales protegidas a nivel nacional fue del orden de 192 ha en 2018 y 218 ha en 2019. Asimismo, la afectación en zonas de amortiguamiento a nivel nacional fue del orden de 6,535 ha en 2018 y 6,806 ha en 2019. Cabe destacar, para el caso del Parque Nacional Bahuaja Sonene, la reducción de la afectación ocasionada por San Gabán en 297 ha permitido controlar el crecimiento en esta zona de amortiguamiento, pasando de un crecimiento del 12.3% a una desaceleración del -0.5%.
 
EL MODELO PERUANO
El monitoreo de superficie cultivada con arbusto de hoja de coca en producción 2018 y 2019 en 14 zonas cocaleras del Perú ofrece información espacial y tabular sobre la cantidad de territorio cultivado con arbusto de hoja de coca, además de ubicar geográficamente las zonas cocaleras de mayor producción.
 
Este indicador forma parte del Sistema de Información para la Lucha contra las Drogas (Siscod), mediante el cual el Estado peruano, a través de Devida, pone a disposición información oficial, periódica y oportuna en distintas plataformas (tableros de datos, bases de datos, Geovisor, entre otros documentos) para contribuir a la toma de decisiones estratégicas sobre las tendencias de tráfico ilícito de drogas cocaínicas en el Perú. 
 
El indicador de monitoreo de superficie cultivada con arbusto de hoja de coca en producción, junto con otros cuatro indicadores clave (precio, pureza, rendimiento y productividad) forma parte del modelo peruano de monitoreo del control de la producción y comercio de cocaína. Adicionalmente, se viene monitoreando mensualmente los precios de la hoja de coca y derivados cocaínicos, información que se encuentra disponible en la página web del Siscod.
 
En el marco de este nuevo modelo peruano de medición, el Estado peruano, liderado por Devida, ha constituido por primera vez un grupo de alta especialización para analizar el comportamiento de los cultivos ilícitos, debidamente capacitados y con la tecnología más adecuada para dichos fines. Dicho grupo multisectorial de alta especialización cuenta con el acceso a un universo amplio de sistemas satelitales que tiene al PerúSAT como principal fuente, así como también los sistemas satelitales europeos.
 
Adicionalmente, con el objetivo de validar la calidad de detección y clasificación de cultivos de coca; y acreditar la estimación del área total de cultivos ilícitos en las 14 zonas cocaleras que conforman el ámbito nacional, se contó con el apoyo técnico-metodológico de UNODC. La metodología de validación utilizada asegura el cumplimiento de estándares internacionales para la evaluación de calidad de mapas y clasificaciones temáticas. 
 

La información del monitoreo de superficie de cultivo de arbusto de hoja de coca en producción del 2018 y 2019 estará disponible y abierta al público en general en la web del Siscod (https://sistemas.devida.gob.pe/siscod).