Vichama: Registro del Cambio Climático que afectó a la Civilización Caral

Nota de Prensa
Los fenómenos climáticos habrían causado migración, muertes, sequía, hambruna, entre otros efectos.

Fotos: Zona Arqueológica Caral

Comunicación e Imagen Institucional ZAC

3 de setiembre de 2021 - 3:40 p. m.

En el marco del décimo cuarto aniversario del sitio arqueológico Vichama, ciudad agropesquera ubicado en el distrito de Végueta, provincia de Huaura, departamento de Lima, la arqueóloga Ruth Shady Solís, directora de la Zona Arqueológica Caral, Unidad Ejecutora del Ministerio de Cultura, presentó el resultado de los trabajos de investigación, conservación y difusión que iniciaron el 2007.

La doctora Shady Solís sostuvo que en Vichama se hallaron diversas evidencias del cambio climático que afectó el normal desarrollo de la Civilización Caral (3000 – 1800 a.C.), hace miles de años, perjudicando a la población que habitó en los diferentes centros urbanos ubicados en el valle de Supe, como en la Ciudad Sagrada de Caral.

“Fue un cambio climático universal. Ocurrió en otros lugares, como en los centros urbanos de Mesopotamia del norte, de acuerdo a las investigaciones realizadas por otros colegas. Y Vichama ha dejado registrado los efectos para que el colectivo social no se olvidara de lo que significó el cambio climático”, indicó.

Evidencias arqueológicas 


En ese sentido, mostró los relieves que los habitantes de Vichama plasmaron en los muros de sus principales salones ceremoniales, hace 3800 años:


En el Edificio Principal (Sector A) se hallaron un total de 32 relieves murales, al que se le ha denominado “La Danza de la Muerte y de la Vida”. En un primer nivel se observa a seres adultos muertos, con las costillas marcadas, los ojos cerrados, entre dos cuerpos cadavéricos. Y en la parte superior, representaron a gente joven, en una especie de danza ritual, en diferentes posturas, entre dos peces.

En la cima de este edificio, tras enterrar los anteriores niveles, modelaron en el muro de su salón ceremonial el rostro de un sapo, con dos manos humanas, y un canal sobre la cabeza, como un rayo, al que se le denominó el “Sapo Humanizado”. El sapo en la cosmovisión andina es un animal relacionado a la llegada de las lluvias, por lo que se presume que en este ambiente realizaban ceremonias astronómicas y ritos propiciatorios para la llegada de la lluvia.

Otros relieves fueron hallados en el Edificio Público de los Depósitos (Sector K), desde donde se dominan los campos de cultivo del valle de Huaura. La primera escena encontró un relieve escultórico, compuesto por cuatro cabezas humanas, con los ojos cerrados, y dos serpientes que se desplazan entre ellas, hacia una cabeza que representaría una semilla antropomorfizada, con la boca abierta y raíces hincadas en la tierra. Tras las investigaciones fue denominada como el “Mural de la Llegada del Agua”.

En otro muro, antes del anterior, se descubrió otro “Sapo Humanizado” con los brazos extendidos sobre una cabeza antropomorfa, que tiene los ojos cerrados. Según la interpretación de la doctora Shady, la escena representaría “El Anuncio de la Llegada del Agua”.


Los relieves escultóricos de Vichama han sido vinculados con un período de escasez y hambruna por el que habrían atravesado sus habitantes. Serían representaciones para la memoria del colectivo social sobre las dificultades enfrentadas por el cambio climático y la escasez del agua y de los alimentos. El recordatorio de un evento que no debía ser olvidado, y ante el cual siempre había que estar preparados.

La doctora Ruth Shady, en su ponencia por el 14 aniversario de Vichama, sostuvo que, en la actualidad, de acuerdo a los estudios de diversos expertos, la Tierra está entrado a un nuevo cambio climático, “y las poblaciones en esta parte del mundo, en particular en Perú, no estamos dándole la atención que se debe tener para que podamos mitigar los efectos”.

Más de Vichama

El centro urbano de Vichama fue construido sobre una terraza y laderas del cerro Halconcillo, a un kilómetro y medio del litoral y a 75 metros sobre el nivel del mar, por encima de los campos agrícolas que se extienden a lo largo y ancho de la sección inferior, margen derecha, del río Huaura.

Tiene una extensión de 25 hectáreas y entre los 3800 y 3500 años antes del presente se construyeron 22 conjuntos arquitectónicos, con edificios públicos, plazas de reunión y sectores domésticos. Se identificó, además, que en sus construcciones emplearon shicras, de gran tamaño (1200 kg), para darles resistencia ante un movimiento telúrico.


Los hallazgos realizados dan cuenta que esta sociedad tuvo gran interacción con culturas de la selva, costa y sierra. Se encontraron plumas de guacamayo, semillas de achiote, escultura de un mono aullador, entre otros. 


Puede ver la conferencia: «Vichama, ciudad agropesquera de Végueta-Huaura: El Cambio Climático y su Registro en la Memoria del Colectivo Social hace 3800 años», aquí


Datos

La Zona Arqueológica Caral, con el fin de transmitir la historia social y cultural de Vichama, con apoyo de la Municipalidad Distrital de Végueta, implementó un Museo Comunitario, para que la población de Huaura y de los diferentes lugares del país, conozcan el desarrollo de Vichama, y los mensajes que guarda ante los efectos del cambio climático que ya inició.

Asimismo, a través de su programa “Caral - Vichama en la Escuela”, acerca a los niños y jóvenes al patrimonio arqueológico, para que se identifiquen con el, lo valoren y protejan. También apoya en la difusión de los trabajos de artesanos en cestería, cerámica, productos agrícolas y más.


Conoce más visitando este sitio arqueológico: https://www.zonacaral.gob.pe/conoce-caral/como-llegar-a-vichama/

Descubre más de Caral, visitanto el Museo Virtual Civilización Caral.