Huancavelica: Qali Warma brinda charqui de alpaca, rico en proteínas y valor cultural

Nota de Prensa
Este año, distribuirá más de 29 toneladas de este alimento a 72 298 niñas y niños escolares.

UNIDAD DE COMUNICACIÓN E IMAGEN

12 de agosto de 2021 - 8:00 a. m.

El charqui de alpaca no podía faltar en la lista de productos que distribuye el Programa Nacional de Alimentación Escolar Qali Warma en la región Huancavelica. Posee un alto nivel de proteínas, es resultado de una técnica de conservación de alimentos ancestral y su adquisición dinamiza la economía local.
 
La alpaca es uno de los camélidos sudamericanos que nuestros antepasados aprendieron a domesticar hace más de 6000 años. Secar o salar su carne fue una de las estrategias que utilizaron para garantizar la seguridad alimentaria de la población en aquellos tiempos.
 
En la actualidad, el charqui de alpaca mantiene ese valor cultural y nutricional y por ello la Unidad Territorial Huancavelica de Qali Warma distribuirá más de 29 toneladas de este manjar a las madres y padres de 72 298 escolares de 2379 colegios públicos, con el fin de contribuir a su alimentación y aprendizaje durante las horas de clases.
 
Su mayor bondad nutritiva está en su 45 % de proteínas, para la formación y mantenimiento de músculos y huesos, sobre todo en niñas y niños en edad de crecimiento. Además, tiene minerales como el hierro, importante para combatir la anemia infantil.
 
Por su rico sabor y por ser un alimento vigente en las mesas huancavelicanas, este producto es el ingrediente principal de un olluquito o un chuño con charqui, así como de sopas y otros guisos. 
 
Para la preparación del charqui de alpaca, es necesario el remojo previo en agua durante 20 minutos para rehidratarlo y disminuir así el contenido de sal usado para su método de conservación milenario.
 
En total, la Unidad Territorial Huancavelica atiende a 80 349 escolares de 2553 escuelas en las siete provincias y 100 distritos de su ámbito de acción. Les brinda otros alimentos nutritivos y de calidad, como conservas de bofe de res, conservas de pollo o gallina, leche evaporada, aceite vegetal, arveja partida, harina extruida de trigo, harina extruida de maíz, hojuelas de avena con quinua y arroz.