El escritor de la selva

Nota de Prensa

27 de agosto de 2021 - 7:10 p. m.

Esta es la historia de un hombre que soñó con la muerte y su vida cambió. Comprendió que las historias que escribía no eran un vano oficio, sino que le servirían para perdurar y trascender en el tiempo y, de alguna manera, vencer a la muerte. El libro que publicó se titula “Encantos de la selva”, donde da cuenta de la belleza de Puerto Maldonado (Madre de Dios); pero también de las tragedias de quienes la habitan. Espera publicar otro, cuando consiga financiamiento. Siempre trabajó como agricultor, así consiguió el sustento económico para su familia. No gana dinero escribiendo, pero no puede dejar de hacerlo. 
 
Una vez, de joven, soñó que se había muerto. En medio de la madrugada, despertó sobresaltado. ¿Cuál sería el significado de tan terrible sueño? ¿Era un sueño terrible? ¿Por qué estaba tan asustado? Tuvieron que pasar muchos años para encontrarle un sentido a ese enigma que, en ocasiones, no lo dejaba existir. “Sé que algún día moriré, pero mis trabajos escritos, mis cuentos, quedarán para siempre, por eso seré recordado… Pero ahora que pienso en el aquel sueño, creo que también fue una señal; me reveló que viviría por muchos años… ¡Hoy tengo 88 años!”, dice Ulises López Maytahuari. 

Don Ulises se dedica a escribir cuentos de ficción y leyendas de la selva, siempre vinculándolas con su vida. Escribe desde joven, pero recién a los 60 años empezó a tomárselo en serio. Ha publicado un libro, titulado “Encantos de la selva”. En la contraportada del libro se puede leer: “Ulises nos presenta la belleza de la selva peruana; pero también la trágica y difícil vida de quienes la habitan. Asimismo, como en las leyendas de Ciro Alegría, despierta el halo mítico de personajes que curan con ensalmos y de hombres que hablan con los árboles. Y así, asume el temple de un cronista de lo cotidiano y vital”. Se vendieron 500 ejemplares de esa edición. Ahora espera hacer lo propio con “Encantos de la selva II”, un libro que ya tiene listo, pero que no puede publicar por falta de financiamiento. 

Natural de Puerto Maldonado, Madre de Dios, Ulises López Maytahuari cuenta que de joven se dedicaba a la agricultura; tenía una chacra en el centro poblado de Chonta, en el distrito de Tambopata. “Yo doné parte de mi terreno para que se haga una escuelita. En los años 60 fui teniente gobernador de Chonta”. 

Al salir del Ejército, se dedicó a la recolección de castaña; y necesitaba que alguien se encargue de cocinar el almuerzo para los peones. Es así que contrata a Felicia. Con el tiempo, se enamoraron, se casaron y tuvieron seis hijos. 

“Le escritura nunca fue el sustento económico de mi familia; yo escribía porque me gustaba, porque era algo que no podía dejar de hacer; el principal sustento de mi familia fue la agricultura”, dice Ulises, y agrega: “En todo caso, para mí, lo más maravilloso que me sucedió en la vida fue haber conocido a Felicia y luego tener a mis hijos. Siempre fui amigo de mis hijos, se tiene que ser tolerante con la familia. Actualmente, mi esposa quedó discapacitada por un accidente. A veces pasamos momentos difíciles, somos humanos, y le pido a Dios que me dé un descanso, sobre todo para que mis hijos no se preocupen y se dediquen a sus familias. Pero luego me acuerdo de aquel sueño aterrador que tuve de joven, y sé que voy a vivir muchos años más… La vida es bella, a pesar de los momentos tristes. Y hay muchas más historias que contar”.