Comercio ilegal y pérdida de hábitat amenazan la existencia del jaguar en nuestro país

Nota de Prensa
Salvar a esta especie significa proteger nuestra Amazonía, sostuvo viceministra del Minam, Luisa Elena Guinand.

28 de noviembre de 2020 - 10:02 a. m.

En nuestro país, el jaguar (Panthera onca) es conocido como otorongo, nombre que proviene del quechua “uturunku”, que significa “el que mata de un salto”.

El jaguar es el felino más grande que habita el continente americano y el tercero en el planeta, puede medir entre 1.5 y 2.4 metros de largo, llegando a pesar entre 45 y 120 kg. Los machos son más grandes que las hembras. El Perú alberga la segunda población de jaguares más grande de América del Sur.

Ha sido caracterizado en innumerables expresiones culturales en toda América, jugando un rol protagónico en la mitología indígena, por su fortaleza, y su rugido, que era considerado un presagio de fertilidad y bienestar de los ecosistemas. 

Se distribuye principalmente en el bosque tropical y está asociado a la presencia de cuerpos de agua. Es un depredador solitario, y cada individuo requiere entre 20,000 y 100,000 hectáreas de hábitat para obtener su alimento y refugio.

Las adaptaciones en los dientes y garras y la agudeza de sus sentidos lo convierten en un carnívoro sumamente eficiente. El jaguar es capaz de cazar presas de hasta 300 kilogramos, como tapires, pecaríes, osos hormigueros, anacondas y caimanes.

Especie emblemática

Es una especie prioritaria para la conservación cuya presencia asegura un ecosistema saludable. La conservación de esta especie nos permite conservar también otras muchas especies de flora y fauna, y los procesos ecológicos y servicios de los ecosistemas donde habitan.

Aunque el tráfico de partes de jaguar es una amenaza latente, hay otros peligros que no se deben perder de vista, como la pérdida y fragmentación de sus hábitats y la caza indiscriminada de sus presas.

Afortunadamente se han acelerado los esfuerzos de los gobiernos por salvaguardarlo, desde la gestión de áreas de conservación hasta la promoción de proyectos transfronterizos como el Plan Jaguar 2030.

Por lo pronto, 14 países se han unido para impulsar el Plan Jaguar 2030, una estrategia regional que busca proteger los corredores por los que se desplaza esta especie.

Actualmente, los jaguares existen en 18 países; estas iniciativas bien orientadas servirán sin duda para evitar la desaparición de este gran felino, símbolo de nuestro continente.

El otorongo fue incluido en el Apéndice I de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) desde 1975, existiendo decisiones adoptadas en la 18 Reunión de la Conferencia de las Partes (2019) que buscan principalmente promover el diseño e implementación de corredores de conservación, fortalecer los mecanismos de cooperación para mejorar las buenas prácticas de conservación, canalizar inversiones para la conservación de la especie y reducir las amenazas a la conectividad de sus hábitats, así como fortalecer las capacidades de los principales actores vinculados, creando conciencia sobre la importancia del jaguar, su rol ecológico y las amenazas a las que se enfrenta, incluido en el comercio ilícito.

Reconéctate con el jaguar

El pasado jueves 26 de noviembre el Minam, en coordinación con IsaRep, Panthera, WCS-Perú, WWF-Perú, San Diego Zoo Global, SERFOR y Universidad Peruana Cayetano Heredia organizaron el evento “Reconectándonos con el jaguar”, que dio a conocer las características, problemática y cada una de las acciones que se llevan a cabo para proteger a esta emblemática especie, desde el Estado y con la colaboración de organizaciones de conservación y la empresa privada.

Entre ellas destaca la Iniciativa del “Corredor jaguar”, estrategia integral que busca mantener la conectividad genética y asegurar el futuro de este magnífico carnívoro a lo largo del continente.

La viceministra de Desarrollo Estratégico de los Recursos Naturales, Luisa Elena Guinand, destacó la labor del Estado en la conservación de los ecosistemas y sus componentes funcionales. “Que el entusiasmo demostrado en esta tarea de proteger al jaguar nos lleve a mejorar las relaciones entre nosotros, con nuestra biodiversidad y la naturaleza, para así convivir mejor. Las organizaciones que trabajan por esta especie han pasado de la competencia a la colaboración, y de esa manera debemos trabajar, porque salvar al jaguar significa salvar la Amazonía”, expresó.

Añadió que a través del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Sernanp), se monitorean las poblaciones de este felino, a fin de promover alternativas sostenibles para su conservación y puesta en valor, tales como el ecoturismo.

Por su parte, el director general de Diversidad Biológica del Minam, José Álvarez Alonso, señaló que el “jaguar es un predador tope y su presencia es sinónimo de un bosque saludable”.

Asimismo, dijo que todos podemos contribuir a proteger nuestra Amazonía si dejamos de comprar algún producto ilegal proveniente de la selva y si adoptamos hábitos de consumo que ayuden a conservar y revalorar los productos amazónicos.

El Minam y la conservación del jaguar

El MINAM, a través de Sernanp, monitorea las poblaciones del jaguar en las ANP en las que estos felinos son objeto de conservación (e.g. PN Manu) a fin de promover alternativas sostenibles para promover su conservación y puesta en valor (e.g. a través del ecoturismo).   

En coordinación con el BCRP, el Minam ha trabajado técnicamente la elección de las especies de la serie numismática Fauna Silvestre Amenazada del Perú (FAUSAP), en la cual se ha priorizado al jaguar como una de las especies de la serie.

En su rol de Autoridad Científica CITES, el Minam dictamina la viabilidad ante cualquier solicitud de exportación e importación de felinos en el Perú. Para ello, el Minam genera información científica sobre las especies de carnívoros CITES con la finalidad de contribuir a una adecuada toma de decisiones.

La estrategia de conservación efectiva para esta emblemática especie, además del control del tráfico de sus partes, es el diseño e implementación de corredores de conservación, por lo que se está promoviendo la implementación de modelos de paisajes sostenibles donde convivan armoniosamente el hombre con el jaguar.

De igual manera, el Minam promueve que la ciudadanía conozca el valor económico, ecológico y cultural que el jaguar tiene para el país y la Amazonía.