Gobierno peruano recibe apoyo de CAF y BID para atender los efectos del derrame de petróleo en la costa

Nota de Prensa

OFICINA DE COMUNICACIONES

27 de enero de 2022 - 1:18 p. m.

El Gobierno peruano recibirá donaciones por un total de US$ 450 mil del Banco de Desarrollo de América Latina‑CAF (US$ 250 mil) y del Banco Interamericano de Desarrollo‑BID (US$ 200 mil) para atender los efectos del derrame de petróleo de Repsol en la costa peruana.

El BID ha propuesto destinar esta suma no reembolsable para financiar los gastos urgentes derivados de la emergencia ambiental, atendiendo dos objetivos: i) acciones para acompañar el despliegue urgente de cuadrillas de limpieza en la Reserva Nacional del Sistema de Islas, Islotes y Puntas Guaneras y la Zona Reservada de Ancón y ii) acciones de rehabilitación de la fauna silvestre afectada por el derrame mediante la atención y cuidado en centros de rescate.

Por su parte, la donación de CAF contribuirá a los esfuerzos del Gobierno para brindar ayuda humanitaria de emergencia, con el objetivo de apoyar a la población afectada. Asimismo, CAF reconoció las acciones adelantadas que lleva a cabo el Gobierno peruano para apoyar a las personas afectadas por el desastre ecológico, ocurrencia que también trae consigo consecuencias económicas.

“El Gobierno conoce las necesidades de los pescadores afectados, así como la urgencia de atender los requerimientos de sus familias. Es deber del Estado velar por los más necesitados y en este caso hemos acudido a los organismos internacionales para contar con su apoyo. Si bien las empresas del sector privado deben hacerse responsables por los daños ecológicos y económicos que causen, el Gobierno también vela por las familias afectadas. Estas contribuciones del BID y CAF, que agradecemos, nos ayudan en la labor y responsabilidad social del Estado”, manifestó el ministro de Economía y Finanzas, Pedro Francke.

El Ministerio de Economía y Finanzas se encuentra coordinando con las entidades competentes para la ejecución de las donaciones del BID y CAF, de tal manera que el uso de los recursos para mitigar los efectos ecológicos y económicos del derrame sea eficiente.