Niños de 8 años provenientes de Satipo y Piura se recuperan en el INSN tras sufrir graves quemaduras

Nota de prensa
Servicio de Cirugía Plástica y Quemados del INSN brinda atención crucial a niños afectados por quemaduras en todo el país
Niños de 8 años provenientes de Satipo y Piura se recuperan en el INSN tras sufrir graves quemaduras
Niños de 8 años provenientes de Satipo y Piura se recuperan en el INSN tras sufrir graves quemaduras
Niños de 8 años provenientes de Satipo y Piura se recuperan en el INSN tras sufrir graves quemaduras

Oficina de Comunicaciones

13 de febrero de 2024 - 9:18 a. m.

Breña, 13/02/2024.- Dos niños de 8 años provenientes de Satipo y Piura sufrieron graves quemaduras, fueron referidos de emergencia al Servicio de Cirugía Plástica y Quemados del Instituto Nacional de Salud del Niño (INSN), para recibir atención oportuna y especializada.
 
Matías, residente de Satipo, sufrió quemaduras de segundo y tercer grado en el rostro, tórax y espalda, cubriendo el 22% de su cuerpo con líquido caliente.
 
El Dr. Rubén Huamaní Pacse, jefe del Servicio de Cirugía Plástica y Quemados del INSN, destacó la importancia de la atención oportuna que brinda el servicio, señaló que los pacientes son derivados de todo el país para recibir tratamiento especializado.  
 
“Los pacientes pasaron etapa de curación bajo anestesia, se están preparando para su ingreso a sala de operaciones y realizar limpieza de las zonas dañadas, para posteriormente colocar injerto de su propia piel”, informó el Dr. Rubén Huamaní.
 
El padre de familia, Fernando Salazar Sansón de Satipo llegó a Lima de un vuelo de emergencia con apoyo de la Fuerza Aérea del Perú, además, tiene la confianza que los médicos del INSN curarán las heridas de su pequeño hijo.
 
En Piura, Danna, otra niña de 8 años, sufrió quemaduras de tercer grado en los pies y las rodillas debido a un accidente de tránsito y la explosión del tanque de gasolina. Trágicamente, su padre falleció en el accidente, y su madre perdió la vida a causa del Covid-19 en 2021.
 
La abuela de la pequeña Danna, Erodita Quezada, llegó a Lima con la pequeña y supervisa de cerca su proceso de recuperación, confiando en la experiencia del equipo médico y de enfermeras del INSN.
 
La rápida respuesta del INSN y su dedicación a la atención integral de estos pacientes resalta su papel crucial en la atención médica de emergencia para niños y adolescentes en todo el Perú.