¡Nada la detuvo! Valerosa madre de familia vence a la COVID-19 en el Hospital Emergencia Ate Vitarte

Nota de Prensa
• La paciente tuvo un tiempo de enfermedad de 6 días, intentando recuperarse en casa, pero al no ver mejora alguna, fue trasladada de emergencia a este nosocomio.

30 de noviembre de 2020 - 6:25 p. m.

Con pancartas llenas de mensajes positivos, flores, globos y mucho entusiasmo esperaban a Luz María, una valiente mujer de 41 años que fue dada de alta del Hospital Emergencia Ate Vitarte, el pasado 24 de noviembre, luego de casi dos semanas de intensa lucha contra la Covid-19.

Esta paciente ingresó el 12 de noviembre a sala de observación de emergencia, presentando algunos síntomas como fiebre y dificultad respiratoria, además de un 40% de compromiso pulmonar y una saturación que variaba entre 88% y 93%. Así indicó la Dra. María Teniente, especialista en Medicina Interna de este centro hospitalario.

“Estuvo en la Unidad de Crítica de Emergencia (UCE) durante 5 días y luego de ello, pasó al área de hospitalización, donde progresivamente se le disminuyó la cantidad de oxígeno que requería y continuó su tratamiento, obteniendo una evolución satisfactoria. Está sin oxígeno hace dos días y se le pudo dar el alta para que se reúna con su familia”, agregó la especialista. 

Antes de volver a su hogar ubicado en Chaclacayo junto a su esposo y su única hija de 7 años, la paciente se despidió del personal que estuvo velando por su salud, expresándoles un profundo agradecimiento por el esfuerzo, dedicación y ardua labor que realizan, sobre todo por haberle brindado una buena atención durante su estadía en este centro hospitalario. 

“En todo momento solo pensé en mi familia, en mi pequeña, porque tenía miedo de no verla nuevamente. Y ahora, solo tengo palabras de agradecimiento hacia el personal de salud de este hospital; mis respetos porque son muy buenas personas, porque desde un inicio te incentivan y te dan valor para salir adelante y eso es lo más hermoso. Tengo una segunda oportunidad de vida, gracias a Dios y a estos ángeles”, finalizó emocionada Luz María, quien se llevó una grata sorpresa al ver que sus familiares y compañeros de trabajo la esperaban fuera de este nosocomio para darle una cálida bienvenida.