Fiscales mantienen firmeza en lucha contra el crimen pese a inseguridad y otras carencias

Nota Informativa
Aseguró fiscal Juan Mendoza, frente a amenazas de muerte, falta de seguridad en las sedes fiscales y presupuesto insuficiente

9 de diciembre de 2016 - 12:00 a. m.

(AFN, Lima, 9 de diciembre de 2016).- El fiscal provincial penal Juan Mendoza, quien recibió amenazas por el caso “Caracol”, se sumó al pedido de diversos fiscales de solicitar mayor apoyo policial para las actividades de los fiscales y en las sedes del Ministerio Público. Aseguró, sin embargo, que, pese a todas las dificultades que los fiscales atraviesan por el desarrollo de sus funciones, continuarán trabajando en su lucha diaria contra el crimen y la inseguridad ciudadana.

El magistrado indicó que existen más de 10 fiscales amenazados de muerte por el ejercicio de sus funciones en todo el país, entre los que mencionó el caso del fiscal provincial de Tumbes, David Sialer Vargas, quien investigó a la organización criminal "Los Pollos", que durante 20 años estuvo dedicada al sicariato y a la extorsión. Igualmente, citó el caso del magistrado José Antonio Pagaza Guerra, fiscal provincial contra la criminalidad organizada de Trujillo, quien recibe amenazas de muerte desde el penal Castro Castro al ser artífice de importantes capturas.

En la misma línea, María del Carmen Ruiz Hurtado, presidenta de la Junta de Fiscales Superiores de Lima Norte, agregó que debe haber un plan mínimo de seguridad policial y que, por lo menos, debería destinarse dos policías en cada sede fiscal durante todo el día.

Agregó que el Fiscal de la Nación, Pablo Sánchez Velarde, ha pedido un mayor presupuesto para el Ministerio Público. La fiscal Ruiz Hurtado mencionó que pese a que el presupuesto asignado no es suficiente, los fiscales siempre acuden a los requerimientos de la Policía Nacional, así como también participan en operativos y diligencias.

Revisión al marco de flagrancia

El fiscal penal Mendoza llamó la atención de que el tiempo de 24 horas que consigna la Constitución para los casos de flagrancia delictiva, es insuficiente para el acopio de pruebas necesarias para una sólida denuncia fiscal. “Como consecuencia de ello, muchos acusados no pasan a la etapa de juzgamiento, aumentando la sensación de impunidad”, afirmó.

Agregó que el titular del Ministerio Público ha presentado una iniciativa al Congreso para que en casos de flagrancia, pueda convalidarse el tiempo hasta por siete días. Asimismo, recordó que cuando el anterior Gobierno emitió la Ley de Flagrancia no se designó presupuesto alguno al Ministerio Público.

Por otro lado, Mendoza dijo que la política de la Fiscalía de la Nación, de impulsar la creación de fiscalías distritales como las que ya operan en San Isidro y Miraflores, servirá para atender con más inmediatez los requerimientos policiales, así como para hacer un acopio de pruebas con mayor rapidez. El magistrado mencionó que, como parte de la iniciativa ‘Una Fiscalía en tu Distrito’, se está buscando acuerdos con las diferentes municipalidades para tener locales adecuados, todo lo cual permitirá que las personas víctimas de algún delito no tengan que trasladarse hacia el centro de Lima para presentar sus denuncias.

Finalmente, el magistrado aclaró que el rol del fiscal es dirigir todas las investigaciones en cada caso delictivo, tras lo cual presenta y sustenta el caso ante el juez, quien es el que decide si abre o no un proceso y emite una sentencia a solicitud del Ministerio Público. “En este procedimiento, es la Fiscalía la que tiene la mayor carga procesal, más aún con el Nuevo Código Procesal Penal”, precisó.

MINISTERIO PÚBLICO - FISCALÍA DE LA NACIÓN

Imagen Institucional