Ayacucho: fiscalía entrega restos de víctima identificada del caso Los Cabitos

Nota Informativa
Caso de Luis Alberto Barrientos Taco se convierte en emblemático para justicia peruana, señaló fiscal superior Luz Ibáñez.

8 de diciembre de 2016 - 12:00 a. m.

(AFN, Ayacucho, 7 de diciembre de 2016).- La sede del Ministerio Público en Ayacucho fue escenario, esta mañana, de la diligencia fiscal y ceremonia de entrega digna y restitución de los restos óseos correspondientes a Luis Alberto Barrientos Taco, una de las víctimas del cementerio clandestino ubicado junto al Cuartel Los Cabitos, identificadas hasta el momento.

El acto fue encabezado por el presidente encargado de la Junta de Fiscales Superiores de Ayacucho, Wilfredo Evangelista Rojas. Además, estuvo presente la fiscal superior nacional coordinadora para casos de Terrorismo y Derechos Humanos, Luz Ibáñez Carranza, quien indicó que el caso de Barrientos Taco constituye el primero del expediente conocido como “Los Cabitos” en ser judicializado, por lo que se convierte en un caso emblemático para nuestro país en materia de derechos humanos.

La magistrada dio detalles de la forma cómo desapareció Barrientos Taco, quien a sus 18 años fue arrancado del seno familiar por fuerzas combinadas del Ejército y la Policía Nacional en setiembre de 1983. Luego que los efectivos del orden indicaran a su madre que acudiera a la comisaría del sector para llevarle el desayuno, esta última procedió de esa forma pero nunca más volvió a tener noticias del paradero de su hijo, narró la representante del Ministerio Público al referirse a este importante caso.

Indicó, asimismo, que las labores de recuperación e identificación de las víctimas se iniciaron en el 2005, tras el informe de la Comisión de la verdad y Reconciliación en el que se señalaba la existencia de un gran cementerio clandestino ubicado junto al Cuartel Los Cabitos. Las labores fiscales y del Equipo Forense Especializado del Ministerio Público permitieron abrir numerosas tumbas en el sector de La Hoyada, donde se calculó la existencia de cerca de 110 individuos, la mayoría de ellos calcinados.

Además, detalló que posteriormente se realizaron pruebas de ADN que permitieron identificar a cerca de seis víctimas. La magistrada precisó que el caso de Barrientos Taco fue el más difícil en identificar pues se tuvo que recurrir a otros métodos científicos, lográndose su identificación plena el 19 de setiembre pasado.

La representante del Ministerio Público concluyó sus palabras resaltando el alto valor que tiene, para el Estado Peruano, la entrega de los restos del joven Barrientos Taco, de quien, refirió, fue violentado en sus derechos humanos más esenciales.  “Aunque su pérdida es irreparable, un solo peruano que desaparezca en estas circunstancias nos duele a todos, por lo que, con este acto reparador ayudaremos a sanar el circulo de dolor que aqueja a sus familiares directos”, indicó.

La ceremonia concluyó con una liturgia católica y la entrega de los restos en un cajón blanco a sus familiares, quienes lo trasladaron para darle cristiana sepultura.

MINISTERIO PÚBLICO – FISCALÍA DE LA NACIÓN

Imagen Institucional