Comunicado del Ministerio Público

Nota Informativa
Por puesta en funcionamiento de nueva carceleta judicial en la sede principal del Ministerio Público.

23 de noviembre de 2018 - 12:00 a. m.

Contraviniendo diversas normativas y ordenanzas municipales, el Instituto Nacional Penitenciario (INPE) y el Poder Judicial trasladaron la carceleta del Palacio de Justicia -espacio que será destinado a un museo judicial- hacia  la sede principal del Ministerio Público, ubicada en la cuadra 5 de la Av. Abancay; poniendo en grave riesgo la integridad de las miles de personas que acuden diariamente en esta época del año a Mesa Redonda, el Registro Nacional de Identificación y Estado Civil, la Biblioteca Nacional y de los menores que asisten a la Cuna Jardín del Ministerio Público. 

Pese a carecer de la licencia municipal correspondiente e infringiendo, entre otras disposiciones, la Ordenanza Municipal Nº 210, el Decreto Supremo 008-2013-VIVIENDA, que prohíben la edificación de establecimientos penitenciarios y de reclusión temporal en la zona; el INPE y el Poder Judicial pusieron en funcionamiento esta carceleta desde el martes pasado. 

“Anteriormente, en el año 2015, el Ministerio Público formuló denuncia en contra de estas instituciones ante la municipalidad, logrando la paralización del traslado hasta en dos oportunidades. Sin embargo, después de tres años, han continuado con la construcción y han habilitado esta carceleta sin conocimiento del Ministerio Público y sin autorización de la Municipalidad Metropolitana de Lima”, sostuvo el procurador público del Ministerio Público, Alfonso José Carrizales Dávila. 

Adicionalmente, precisó que se ha trasgredido lo establecido en el plano de zonificación distrital, que busca proteger el centro monumental de la ciudad. 

Esta decisión no solo perjudica el libre tránsito, debido al constante traslado de personas detenidas, sino que pone en riesgo a los niños de la Cuna Jardín del Ministerio Público y la vida de las personas que visitan el centro histórico, al provocar aglomeraciones de buses del INPE estacionados en la sede principal de la institución, que dificultarían el ingreso de equipos de rescate en caso se produzca alguna emergencia como el siniestro ocurrido en el 2001 en Mesa Redonda, que cobró la vida de 291 personas y dejó heridas a más de 500.

Lima, 23 de noviembre de 2018