Van Can: ¡Perros felices y sin rabia! en el contexto de la COVID-19

¿Qué es la rabia?
La rabia es una enfermedad mortal que afecta a humanos y animales como lo son el perro, el gato, el murciélago, el mono, entre otros mamíferos de sangre caliente. Es causada por un virus que se encuentra en la saliva del animal infectado y produce la muerte si no se trata inmediatamente.

¿Cómo se transmite?
Por la mordedura o arañazo de un animal rabioso. El contacto de la saliva con la sangre produce la transmisión.

¿Cómo se evita la rabia en los perros?
La única manera de prevenir la rabia es con la vacunación oportuna, aplicada una vez al año desde que el perro tiene 3 meses de edad.

¿Qué hacer si nos muerde un perro?
En caso de mordedura, debemos tener presente la TRIADA PREVENTIVA
  • Lavar la herida con abundante agua y jabón.
  • Identificar al animal mordedor (para observación).
  • Acudir al establecimiento de salud más cercano.

¿Podemos vacunar a nuestro perro aún en el contexto de la COVID-19?
La vacunación canina antirrábica es un acto responsable y de amor hacia nuestra mascota y familia. Por eso, a pesar de la pandemia por la COVID-19, debemos tener presente que sí debemos continuar con la vacunación de nuestros perros.

Para ello, el Ministerio de Salud ha aprobado la “Directiva Sanitaria para las Buenas Prácticas de Seguridad en la Campaña de Vacunación Antirrábica canina, VANCAN en el Contexto de la Pandemia por la COVID-19”, la cual establece las medidas para reducir el riesgo de transmisión de la COVID-19, a través de las buenas prácticas de seguridad sanitaria tanto para el personal de salud como para los dueños de mascotas.

En ese sentido, seamos prudentes y cada vez que llevemos a vacunar a nuestra mascota, ya sea al establecimiento de salud, centro antirrábico o veterinario particular, apliquemos las siguientes medidas de bioseguridad:

  • La mascota debe ser trasladada por una persona adulta que tengan el dominio del perro. No se recomienda la compañía de niños, ancianos o personas con riesgo de salud.
  • El dueño del perro usará siempre su mascarilla y, en lo posible, protector facial y, además, deberá respetar las medidas de distanciamiento físico.
  • El dueño del perro deberá llevar a su mascota con correa o arnés para garantizar su inmovilidad y evitar ataques o mordeduras durante la vacunación.
  • Por último, solicitará la constancia y el collar distintivo de vacunación para luego retirarse inmediatamente.

Videos