GRPRO, IMARPE, UCV y gremio de pescadores de Salaverry buscan reducir el impacto de los residuos de la pesca artesanal

Nota de Prensa

22 de febrero de 2018 - 6:01 p. m.

La Gerencia Regional de la Producción, a través de la Sub Gerencia de Pesquería, viene participando conjuntamente con el IMARPE, la UCV y el gremio de pescadores artesanales del puerto Salaverry en la ejecución del proyecto “Gestión de los residuos sólidos generados por la pesca artesanal de altura en puerto Salaverry”, el mismo que busca implementar un sistema de gestión integral de los residuos sólidos generados por la pesca artesanal y promover la conservación y utilización sostenible de los océanos, los mares y los recursos marinos.

En reciente reunión, donde participaron además la Capitanía de Puerto y la Asociación de Armadores de Embarcaciones Pesqueras de menor escala, aliados estratégicos para la ejecución del proyecto, se hizo una evaluación de las actividades ejecutadas durante el año 2017, siendo estas: la caracterización de los residuos sólidos generados por la pesca artesanal de altura, la elaboración de la propuesta del plan de manejo de los residuos y la sensibilización de los pescadores artesanales y armadores.

Asimismo, se determinó que la agenda pendiente para el presente año es la aprobación e implementación del plan de manejo de los residuos sólidos, así como la elaboración del instrumento normativo sobre la gestión sostenible del océano que direcciona las acciones en la pesca artesanal respecto a la prevención y minimización de los residuos sólidos generados en la región La Libertad.

La pesca artesanal de altura de Salaverry cuenta con una flota de 98 embarcaciones locales, de las cuales el 90% participa de manera responsable en la ejecución del proyecto, retornando a puerto los desperdicios provenientes de su faena de pesca. Según los resultados del estudio de caracterización ejecutado por IMARPE, se produce aproximadamente entre 10 a 12 kg de residuos por embarcación en un periodo de 12 a 15 días, lo que significa una recuperación de aproximadamente una tonelada de “basura” que ya no se arroja al mar en ese lapso de tiempo.

Se ha logrado un avance significativo en el compromiso de los armadores, patrones y pescadores artesanales, toda vez que al inicio del proyecto solo participaban del mismo el 10% de embarcaciones. Es importante señalar que Capitanía de Puerto ha adoptado mecanismos de control eficientes, exigiendo a los pescadores artesanales su comprobante de recepción de los residuos sólidos que entrega el responsable de verificar el arribo de estos.

Los actores involucrados reafirmaron su compromiso por fomentar un cambio cultural definitivo que nos haga asumir que el mar no es un vertedero y de afrontar el problema de los residuos desde su propio origen, adoptando medidas efectivas que combinen un mayor esfuerzo educativo y el trabajo conjunto de las entidades del Estado, empresas y ciudadanos.