Arqueólogos del Museo Tumbas Reales de Sipán descubren tres cámaras funerarias de élite mochica en Huaca El Pueblo de Úcupe

Nota de Prensa

Fotos: Unidad Ejecutora 005 Naylamp

Oficina de Relaciones Públicas

1 de febrero de 2019 - 4:29 p. m.

Un equipo de arqueólogos liderados por Walter Alva Alva, director del Programa de Investigación Arqueológica valle de Zaña del Museo Tumbas Reales de Sipán del Ministerio de Cultura, localizaron y descubrieron tres tumbas de la elite Mochica con pectorales, coronas y ofrendas de cerámica, en el complejo arqueológico conocido como huaca “El Pueblo” de Úcupe, ubicado en las proximidades de esta localidad costeña.

La investigación se desarrolla con financiamiento de la Unidad Ejecutora 005 Naylamp-Lambayeque del Ministerio de Cultura, el Patronato de Sipán y otras colaboraciones. Al respecto, el director de la Unidad Ejecutora 005 Naylamp-Lambayeque, Alfredo Narváez Vargas, dijo sentirse satisfecho por los resultados obtenidos gracias a la actual planificación de inversiones que facilita estas investigaciones científicas como herramienta fundamental para la educación y el desarrollo social de nuestra región.

Por su parte el director del proyecto, Walter Alva Alva, informó que las investigaciones permitirán establecer los orígenes, desarrollo e interacción entre los mochicas de los valles de Zaña, Lambayeque y Jequetepeque. Como se recuerda, hace una década se halló el Señor de Úcupe y con estos avances, este sitio se convierte en el lugar de mayor importancia en las fases mochica temprano y medio del valle de Zaña.

Las cámaras funerarias corresponden al inicio y apogeo de la fase mochica medio, según evidencia el estilo de las piezas arqueológicas; en la primera cámara se recuperó una osamenta femenina acompañada de un niño, con coronas, diademas y pectorales de cobre, así como ceramios en los que resalta una vasija que representa una escena erótica y otra que muestra un personaje de élite.

La segunda tumba presenta un personaje de élite con coronas, vestido de placas, diademas y más de 50 ceramios, acompañado de un camélido (al parecer una llama).

Mientras que la tercera tumba había sido techada con madera ya desintegrada y en la parte inferior se documentó un cráneo humano y una vasija de cerámica. A la altura del fardo se develaron más de 150 vasijas y huesos de camélidos. A la fecha se ha identificado una corona, dos diademas, una máscara funeraria, dos estandartes, dos porras, un vestido de placas, dos orejeras y una nariguera. Sin embargo, aún no se ha identificado la función social del personaje, cuyos ornamentos se asemejan a los del Señor de Sipán.