Intoxicaciones por alcohol son más comunes en épocas de fiestas de fin de año

Nota de Prensa
Hospital Loayza cuenta con el único consultorio de toxicología a nivel nacional y atiende los jueves de 2 a 6 p.m.

Fotos: Minsa

18 de diciembre de 2019 - 10:30 a. m.

Próximos a las celebraciones de Navidad y Año Nuevo se recomienda tener cuidado con las intoxicaciones más comunes que pueden ser por alcohol, alimentación y el uso de pirotécnicos, dijo Melinda Valdivia Infantas, toxicóloga del Hospital Nacional Arzobispo Loayza del Ministerio de Salud.

La especialista informó que la intoxicación más común es por alcohol. En el hospital durante el 2018 el 27% de intoxicaciones agudas fueron por alcohol y la mayoría de los casos se presenta en personas entre los 19 y 45 años de edad, y llegan con síntomas de trastorno mental, taquicardia, vómitos, agitación y hasta convulsiones.

Por ello, se recomienda tomar con moderación y comprar las bebidas en sitios formales porque se presentan casos de adulteración con metanol o etilenglicol, tóxicos que provocan ceguera, derrames cerebrales y daño al riñón, haciéndolo más propenso a accidentes y traumatismos.

“Algunos jóvenes hoy en día combinan el alcohol con bebidas energizantes, lo cual puede provocar una intoxicación potencialmente riesgosa porque algunas bebidas energizantes contienen “taurina”, la mezcla de estos dos productos provoca una caída del azúcar en sangre, y se arriesgan a sufrir un paro cardiaco, como consecuencia de la alteración producida en el sistema circulatorio y el ritmo cardiaco”, explicó Valdivia.

Por otro lado, la segunda intoxicación más común en estas fechas es por alimentación. Por ello, se recomienda no comer en exceso, no comprar panetones de dudosa procedencia porque los preparan con colorantes y contaminantes, en malas condiciones de higiene y puede ser perjudicial, se recomienda comer en lugares confiables, donde se preparen adecuadamente.

Finalmente, se recomienda no poner al alcance de los niños juegos pirotécnicos porque son fabricados con sustancias muy tóxicas, como por ejemplo el fosforo amarillo o blanco, que si es ingerido provoca falla de varios órganos lo que implica alto riesgo de mortalidad, sin contar con los demás peligros a los que se está expuesto como perdida de miembro, traumatismos, quemaduras, entre otros.