Cuidados de la piel en temporada de verano

Nota de Prensa

30 de diciembre de 2007 - 12:00 a. m.

La piel es nuestra conexión con el medio ambiente, nuestra protección y a la vez nuestra presentación. Por eso puede convertirse en un reflejo de nuestra salud y del cuidado que tenemos con nuestro cuerpo. La piel está expuesta a los rayos solares durante todo el año, pero es especialmente en la temporada de verano que debemos tomar medidas preventivas para su cuidado.

Según el doctor Carlos Galarza, dermatólogo del Hospital Dos de Mayo, lo importante para escoger un buen protector solar no es el factor de protección, 15, 30 o 100, sino que la crema escogida no sea un bloqueador solar sino una pantalla solar. El especialista aclara que esa es la nueva denominación de las cremas especiales para el cuidado de la piel ante los rayos solares. La diferencia es que las pantallas solares no permiten el paso de ningún tipo de radiación.

Pero para que el resultado sea óptimo es indispensable que seamos conscientes del modo de uso de las pantallas solares. Lo primero que debemos saber es que se deben aplicar al menos media hora antes de exponernos al sol. Además se debe tener en cuenta que su efecto dura aproximadamente 4 horas por lo que es necesario repetir su aplicación pasado este tiempo. Por otro lado, el doctor Galarza especifica que se debe constatar si la pantalla solar que vamos a utilizar es resistente al agua, si no lo fuera habría que aplicarla nuevamente después de bañarnos en el mar o si hemos sudado en exceso.

Es importante recalcar que las pantallas solares no solo deben ser utilizadas en los días de playa pues la protección a la piel debe ser constante, como lo es la presencia del sol. Las personas que se mantienen al aire libre durante muchas horas, especialmente entre las 12 y las 2pm, deben proteger su piel. Debido a que el sol penetra a través de las ventanas también es recomendable que se utilicen protectores si se trabaja en lugares muy soleados y en las horas de mayor intensidad de la radiación solar.

No al uso de bronceadores

El doctor Galarza aclara que el uso de bronceadores no es seguro pues no ofrecen protección a la piel contra la radiación solar y solo permiten que se queme. “En ningún caso quemar la piel puede ser saludable, es como quemar ropa o cualquier cosa. Incluso pueden terminar en la sala de emergencias con quemaduras severas”, afirmó.

Asimismo recomendó que no se utilizaran bronceadores artesanales puesto que no se puede asegurar ni su procedencia ni se puede descartar la posibilidad de presencia de bacterias. Además precisó que toda pantalla solar debe especificar en su etiqueta los componentes químicos que contiene y tener el respaldo de una marca que garantice su calidad.

Por otro lado, Galarza rechazó el uso de máquinas de bronceado puesto que al emitir radiación directamente sobre el cuerpo y con alta intensidad podrían estimular algunas células cancerígenas que se encontraran en lunares. También alertó a la población a fin de que exigieran la presencia de un médico o alguna persona calificada si llegaran a someterse a este tipo de tratamientos.

Cuidado de los niños

En cuanto al cuidado de la piel de los niños el doctor Galarza especificó que no se debe exponer a menores de 2 años a los rayos solares. “La piel de los niños menores de 2 años aun está en proceso de maduración y no tiene el grosor suficiente para resistir la radiación solar”, puntualizó. En el caso de que se llevara a niños muy pequeños a la playa es necesario mantenerlos en la sombra.

Por otro lado, a los niños más grandes se les debe proteger con pantallas solares especiales. Es importante que los padres entiendan que la piel de sus hijos requiere un cuidado diferente y que los productos que son para ellos no necesariamente pueden ser utilizados por los adultos. Es recomendable comprar pantallas solares diferenciadas para adultos y para niños.