Digesa reitera necesidad de detener la contaminación del Lago Titicaca

Nota de Prensa

15 de febrero de 2008 - 12:00 a. m.

La Dirección General de Salud Ambiental (Digesa) del Ministerio de Salud reiteró la necesidad de detener la contaminación del lago Titicaca, que están afectando la Bahía Interior de Puno, e iniciar lo más pronto posible el control de las descargas de desagües y las acciones de recuperación del ecosistema acuático que pudiera incluir el dragado o drenado de la capa de lodo que se ha formado en el fondo del lago, situación que está generando un exceso de algas acuáticas (fenómeno conocido como Eutrofización) que limitan la vida de la flora y fauna.

El ingeniero Fausto Roncal Vergara, director ejecutivo de la Dirección de Ecología y Protección del Ambiente de la Digesa, sostuvo que este problema viene ocurriendo desde años atrás, pero se debe impedir que aumente, pues no solo altera la buen estética del paisaje y dificulta la navegación, sino que el desarrollo de cierto tipo de algas puede generar sustancias tóxicas al ser humano, por ende un riesgo sanitario para la población que consume el agua del lago.

“Las toxinas que genera la contaminación y exceso de algas pueden causar problemas intestinales, sobre todo en los niños”, advirtió el experto.

Roncal detalló que actualmente el lago Titicaca recibe siete descargas directas de la red de desagües de la ciudad y varias de la actividad agrícola, además que desembocan en él varios ríos que durante su recorrido van acumulando desechos que contribuyen a sostener el problema en la Bahía Interior de Puno, situación que genera la presencia de nutrientes en las aguas que sirven de alimento a un tipo de alga acuática llamada “Lemna acuática”, también llamada comúnmente “lenteja de agua”.

Se ha formado así una alfombra muy gruesa de estas algas que impide el paso de la luz y por tanto el desarrollo de la vida, pues dificulta la fotosíntesis y perjudica notablemente la oxigenación del lago, es decir, afecta severamente el desarrollo ecológico del ecosistema.

Indicó que ese colchón de lodo putrefacto sedimentado en el fondo de la Bahía Interior de Puno en el Titicaca, ha ocasionado el alejamiento de la vida, como es el caso de la totora que ya no se observa en la cantidad de antes.

Respecto a esta situación Digesa ha planteado a las autoridades locales la necesidad de depurar previamente las aguas residuales que descargan al algo e ir limpiando el fondo con un dragado muy fino u otra alternativa tecnológica que permita la recuperación definitiva de la Bahía Interior de Puno.

Digesa mantiene tres puntos permanente de monitoreo en el lago, donde mide los niveles de contaminación que alcanzan sus aguas, principalmente aquellos asociados a la “Eutrofización” como los compuestos de nitrógeno, fósforo y carga orgánica, entre otros.