Minsa pide a familiares no abandonar a pacientes

Nota de Prensa

23 de marzo de 2008 - 12:00 a. m.

En estado de abandono se encuentran Julia Esther Agurto Cerna, de 73 años y Marina Eduviges Ordóñez Guevara de 64 años, pacientes del Instituto Nacional de Ciencias Neurológicas (INCN) del Ministerio de Salud. Ellas fueron internadas hace varios meses en este nosocomio por presentar graves lesiones cerebrales.

Durante todo su tratamiento ellas han recibido el apoyo del Seguro Integral de Salud (SIS), que cubrió sus gastos y medicinas. En la actualidad, el INCN ha asumido los gastos de permanencia de ambas. No obstante, lo que resulta preocupante es el abandono de sus familias.

Gracias a los cuidados del personal médico del INCN ellas superaron la emergencia y se encuentran ya de alta. Sin embargo, las secuelas que presentan, obligan a que tengan supervisión permanente y cuidados especiales.

Debido a esta circunstancia, las autoridades del Minsa hacen un llamado a sus familiares para que asuman la responsabilidad en el cuidado y atención de cada una de ellas.

Marina Ordóñez Guevara ingresó al INCN el 24 de junio del 2006 con el diagnóstico de Desorden Cerebro Vascular Izquémico Izquierdo. A pesar de los tratamientos que ha recibido, Marina presenta desorientación temporal y una severa depresión.

El día que llegó al Instituto, fue acompañada por una pareja de esposos que aseguraban que ella trabajaba en su casa como empleada del hogar. Tras gestionar el internamiento, se comprometieron en buscar a sus familiares, sin embargo, a la fecha nadie se ha presentado para responsabilizarse por la paciente.

La oficina de Servicio Social no ha determinado si Marina tiene o no hijos, pero sí posiblemente hermanas cuyos nombres serían Juana y Cleotilde Ordóñez Guevara. Ambas radicarían en Mala.

El caso de Julia Agurto Cerna es similar, pues se encuentra internada en el INCN desde junio del 2007, tras sufrir un Infarto Cerebral. Julia llegó con su esposo, quien se identificó como José Paredes Torres. El señor Paredes argumentó que no tenía recursos económicos y pidió apoyo al área de Servicio Social, para el tratamiento de su esposa. En esa ocasión, informó que provenían de Huaraz y que no tenían hijos. En octubre del año pasado dejó de visitar a su esposa.

Estas dos personas han recibido un tratamiento óptimo y ahora solo quieren recuperarse pero para ello necesitan del apoyo de sus familias. Cualquier información comunicarse con el INCN a los teléfonos: 4117700 o 3287382.