75% de atenciones en emergencias pediátricas es por diversas infecciones respiratorias

Nota de Prensa

22 de mayo de 2008 - 12:00 a. m.

Aproximadamente, 220 consultas diarias se brindan en el Hospital de Emergencias Pediátricas del Ministerio de Salud (MINSA) de las cuales el 75 por ciento corresponde a atenciones por Infecciones Respiratorias Agudas (IRA), informó Mario Salas Rojas, médico pediatra del referido nosocomio.

El especialista señaló que las infecciones respiratorias son el primer motivo de consulta durante todo el año, pero cuando hay un frío intenso como el que se está registrando en los últimos días en la capital, las atenciones aumentan en diez por ciento con respecto a la temporada normal.

Señaló que las IRAs leves tales como la rinofaringitis o resfrío común en menores de seis meses son las que han evidenciado un aumento significativo, pero indicó que estos casos están totalmente controlados, encontrándose epidemiológicamente en zona de seguridad.

El Dr. Mario Salas manifestó también que semanalmente en el hospital de Emergencias Pediátricas están recibiendo 32 casos de neumonía y bronconeumonía, que son las formas más grave de Infecciones Respiratorias, evidenciándose un aumento del 2 por ciento con respecto a los meses de verano.

Neumonía avanzada

El médico señaló que todavía hay casos de niños que llegan cuando la neumonía está muy avanzada, que se genera por el descuido de las madres o de quienes cuidan a los menores.

En este sentido, indicó que cuando el pequeño tiene resfrío, gripe o inicia el proceso de tos solo debe observarse por un periodo de 48 horas, y si la fiebre aumenta al igual que la mucosidad es mejor que el pequeño sea conducido de inmediato al centro o puesto de salud más cercano para que sea evaluado por el médico de turno.

El Dr. Mario Salas dijo que cuando el pequeño vomita el alimento o la leche, además si tiene hundimiento de pecho debe ser llevado de inmediato al establecimiento de salud pues está haciendo un proceso grave de IRA, que puede ser neumonía y tener consecuencias fatales.