Ministro de Salud viaja al Cusco para promover parto vertical y casa de espera

Nota de Prensa

4 de julio de 2008 - 12:00 a. m.

Con el objetivo de promover la adecuación cultural de la práctica tradicional del parto vertical y la Casa de espera, como estrategias para reducir la mortalidad materna en las comunidades andinas de nuestro país, el ministro de Salud, Hernán Garrido-Lecca, visitará diversos establecimientos de salud del Cusco donde se realiza este tipo de prácticas.

Para tal fin, Garrido-Lecca partió esta mañana a la Ciudad Imperial junto a representantes del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), Organización Panamericana de la Salud (OPS), Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), USAID y diversas instituciones ligadas a la salud de la población como CARE Perú, Medicus Mundi Navarra, Iniciativas Políticas en Salud y Salud Sin Límites – Perú.

Se tiene previsto que la comitiva visite los establecimientos de salud de Chumbivilcas, Santo Tomás, Belenpampa, San Jerónimo y Quiquijana donde se realiza el parto vertical. Asimismo asistirán a la Universidad San Antonio Abad del Cusco, casa de estudios en la que se enseña quechua para el personal médico y asistencial que atiende en las zonas alto andinas donde la población sólo habla quechua, esto como parte de un proyecto de lucha contra la mortalidad materna.

Esta iniciativa del ministro Garrido-Lecca responde a que según informes de la Dirección General de Promoción de la Salud del Ministerio de Salud (MINSA), los mayores niveles de mortalidad materna se registran entre las mujeres rurales, con mayor nivel de pobreza, con bajo nivel educativo, múltiples embarazos previos y provenientes de poblaciones indígenas.

Además las gestantes, entre ellas quechua hablantes, sienten que sus necesidades no son percibidas por el personal de salud ya que no se respetan sus costumbres y practicas tradicionales.

Antecedentes

Actualmente el MINSA cuenta con 750 establecimientos con adecuación intercultural además tiene instaladas 390 casas de espera las cuales mejoran la accesibilidad a los servicios de salud y la atención de las emergencias obstetricias de las mujeres rurales, indígenas y amazónicas, en situación de pobreza, que son las más vulnerables.

Cabe indicar que según la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (ENDES) de enero a septiembre de 2007, el Cusco logró incrementar de manera significativa el parto institucional y disminuyó la muerte materna y perinatal.