Ministerio de Salud en camino de alcanzar meta de reducción de la malaria

Nota de Prensa

21 de abril de 2009 - 12:00 a. m.

En el esfuerzo por cumplir la meta de reducir la incidencia de malaria a menos de 200 casos por 100,000 habitantes para el 2015, tal como se indica en los Objetivos del Milenio, el Ministerio de Salud (Minsa) viene intensificando acciones integrales en las fronteras con alta transmisión de ese mal, con la participación de los gobiernos locales, regionales y de la propia comunidad.

De esa manera, nuestro país, en el marco de la Estrategia Global del Control de la Malaria, asume retos en el control de este problema de salud pública que afecta a la población de zonas rurales y peri urbanas, con limitado acceso a una atención de salud.

Otro de los esquemas en que se desarrollan estas acciones tiene que ver con uno de los retos principales acordes con el Objetivo 06 de combatir la Malaria, de los Objetivos del Milenio, que define como meta el reducir la incidencia de malaria a menos de 200 casos por 100,000 habitantes para el 2015.

Cabe señalar que en base a la estratificación epidemiológica y la estacionalidad de la malaria en el país, se plantean intervenciones de carácter integral que convocan la multisectorialidad y a la comunidad en riesgo. Y se identifica como una oportunidad de complementar el esfuerzo del Estado peruano, el Proyecto del Fondo Mundial para el control de VIH/SIDA, Tuberculosis y Malaria.

El Proyecto del fondo mundial, al que postula el Perú con una propuesta multipais, para intensificar acciones integrales en las fronteras de alta transmisión de malaria, define como meta a septiembre del 2010, el disminuir en un 50% la morbilidad por malaria y en un 70% la mortalidad por esta causa. Las poblaciones beneficiarias del proyecto son las de Loreto, Jaén, Bagua, Utcubamba; comprometiendo en dos de sus resultados el esfuerzo y compromiso de la comunidad organizada, sus líderes y gobierno local.

El proceso de incorporación de la comunidad para luchar contra la malaria se ha logrado a través del desarrollo de talleres de sensibilización e identificación de estrategias locales para luchar contra ese mal, situación que ameritó el cambio de concepción del origen del problema y la solución del mismo, proponiendo acciones sostenidas que han sido incorporadas en los presupuestos participativos de los gobiernos locales, en el marco de la Estrategia municipios y comunidades saludables.

Según el informe “Asistencia técnica y seguimiento a la implementación de planes locales de salud y proyectos de control de la malaria en las fronteras”, del Proyecto Control de la Malaria en Zonas Fronterizas de la Región Andina: Un enfoque comunitario (Pamafro), la estrategia de intervención ha promovido la multisectorialidad y fortalecido la rectoría de las DIRESAs, redes de servicios y establecimientos de salud en ese tema.

Entre los logros obtenidos figura la reformulación de los planes locales en los distritos de Punchana, San Juan Bautista, Belén, Yurimaguas y Alto Nanay, entre otros, en un esfuerzo mancomunado para articular los proyectos de control de la malaria en dichos planes.

Esta dolencia, siguiendo las recomendaciones del Programa Global de Malaria de la OMS, se viene combatiendo con la distribución de mosquiteros tratados con insecticida (MTI), los que han demostrado su eficacia y efectividad en la prevención y el control del mal.

Según Pamafro y experiencias internacionales, el uso de estos mosquiteros tratados con insecticida de larga duración constituye una de las intervenciones más baratas y efectivas contra la malaria. Su costo efectividad es comparable a la mayoría de vacunas infantiles.