Lavado de manos con agua y jabón es una de las mejores estrategias preventivas de enfermedades

Nota de Prensa

23 de mayo de 2009 - 12:00 a. m.

Un hábito tan simple como el lavado de manos con jabón puede evitar y reducir el contagio de enfermedades tan severas como la influenza, la neumonía y la diarrea, entre otras, pues la higiene de la piel y fundamentalmente de las manos, constituyen el principal mecanismo de control en la dispersión de agentes infecciosos.

Así lo señaló la Dra. Rosa Vilca Bengoa, miembro del equipo técnico de la Dirección Ejecutiva de Atención Integral de Salud del Ministerio de Salud (Minsa), al subrayar que el lavado de manos es una medida de higiene con gran importancia para evitar la transmisión de enfermedades contagiosas por gérmenes o virus.

“No solamente evita el contagio por gérmenes que están en las secreciones fecales, sino también evita la transmisión de los que están en otros tipos de secreciones como por ejemplo en las gotitas de saliva, en las secreciones cuando uno tose, estornuda, o cuando habla. Y con las manos vamos cogiendo todos los objetos, o apoyándonos, cuando estamos en el transporte público, en diferentes lugares y tocando diversos objetos”, precisó la especialista.

Luego de manifestar que el lavado de manos es importante en toda época, en verano, para evitar gérmenes que propician enfermedades del aparato digestivo, dijo que también es importante en el invierno, por la frecuencia de personas que tosen o estornudan, y cuyas secreciones de tipo respiratorio están libres en el ambiente.

Indicó que el mecanismo del lavado de manos debe realizarse con agua a chorro, usando cualquier tipo de jabón, enjuagarse muy bien las manos, tener cuidado que las uñas también estén limpias y luego hacer un secado apropiado, evitando en la medida de lo posible usar elementos reusados como las toallas, siendo preferible algo descartable como una toalla de papel, que pueda ser luego eliminada.

“De todas maneras hay que lavarse las manos después de usar los servicios higiénicos, antes de ingerir alimentos, cuando uno regresa a casa de cualquier lugar de la calle y haber usado el transporte público, antes de saludar a los niños, de coger los objetos de la casa. También en la oficina, terminada la jornada y antes de iniciar el refrigerio; en el colegio los niños cuando salen de la clase, antes de ingerir su refrigerio, y en cualquier actividad, lo ideal es lavarse las manos antes de iniciar la jornada que corresponda”, puntualizó.

Cabe recordar que la diarrea y la neumonía son causas importantes de enfermedad y muerte en el Perú. Estudios de investigación realizados alrededor del mundo sugieren que el lavado apropiado de las manos podría prevenir hasta el 35% de los casos de diarrea.