Lactancia materna previene infecciones respiratorias en recién nacidos

Nota de Prensa

6 de junio de 2009 - 12:00 a. m.

La lactancia materna exclusiva constituye un factor protector que previene las infecciones respiratorias agudas (IRA), especialmente sus complicaciones en las niñas y niños pequeños, y los protege de otras enfermedades, ya que contribuye a su adecuada nutrición. También beneficia a las madres ya que reduce el riesgo de cáncer de mama, informó la Dra. Rosa Vilca Bengoa, integrante de la Dirección Ejecutiva de Salud Integral del Ministerio de Salud (Minsa).

La especialista detalló que la primera leche, conocida como calostro, brinda inmunidad a los menores y por ello es importante alimentarlos con lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de edad por lo menos, a fin de que estén protegidos de infecciones respiratorias y digestivas.

En el Perú, se estima que tres de cada cuatro consultas que se otorgan en los servicios de los establecimientos de salud para atender enfermedades infecciosas, corresponden a problemas respiratorios agudos, por cuanto constituyen la primera causa de enfermedad en todas las etapas de vida, especialmente en los infantes, donde la neumonía es la responsable del mayor porcentaje de las defunciones.

Según la Dirección General de Salud de las Personas (DGSP) del Ministerio de Salud, la Infección Respiratoria Aguda constituye un importante problema de salud pública, y la atención médica de estos casos es requerida principalmente por los menores de cinco años, pues durante la temporada de otoño e invierno los procesos respiratorios se incrementan por el frío o humedad, especialmente en los niños.

Vilca Bengoa dijo que la leche materna contiene todos los alimentos nutritivos que necesita el recién nacido durante los primeros seis meses de vida (proteínas, grasas, azúcares, minerales y vitaminas). La succión frecuente estimula la producción de la leche en cantidad suficiente para satisfacer las necesidades del bebé.

Amamantar correctamente

La manera correcta de amamantamiento es colocando al niño frente a la madre: estómago con estómago, la boca del niño tiene que cubrir toda la aureola (parte oscura) no sólo el pezón, con los labios ligeramente hacia fuera.

En el caso que la madre trabaje, debe extraerse la leche de acuerdo a las horas que alimenta a su hijo para no disminuir la producción. Otro beneficio de la lactancia es que favorece el vínculo afectivo entre la madre y el niño, ya que la unión de ambos desde las primeras horas de vida hasta toda la etapa de lactancia, es muy importante.